EFE
9 de marzo de 2017 / 09:55 a.m.

El centrocampista español Xabi Alonso, que hoy anunció que pone fin a su carrera futbolística este verano, cuelga las botas en Bayern de Múnich, equipo líder alemán con el que ha ganado dos Bundesligas (en 2015 y 2016) y una Copa de Alemania (2016) y con el que tiene pendiente una Liga de Campeones.

Procedente del Real Madrid, llegó al equipo bávaro en 2014 y firmó, en principio, un contrato por dos años.

"Me llena de orgullo recibir a mi edad (tenía 32 años) de nuevo la oportunidad de jugar en este gran club; estoy supercontento", manifestó entonces a la televisión alemana, donde reconoció que uno de sus motivos para unirse al Bayern era poder trabajar a las órdenes de Pep Guardiola.

A pesar de que algunos dudaron del valor de aquel fichaje, la mayoría de la prensa alemana se rindió al guipuzcoano tras sus dos primeros partidos en la Bundesliga, frente al Schalke y el Stuttgart.

"Los grandes jugadores no necesitan adaptarse, llegan y juegan al fútbol", dijo el presidente de honor del Bayern Múnich, Franz Beckenbauer, tras su debut.

En octubre de 2014, frente al Werder Bremen, se estrenó como goleador en la Bundesliga y el equipo acabó aquella temporada con el título liguero, aunque se le escapó tanto la Copa de Alemania como la Liga de Campeones.

En la siguiente temporada el club logró sumar la Copa a la Bundesliga, pero Guardiola dejó el equipo muniqués sin conseguir el triplete de su antecesor, Jupp Heynckes

En una de sus primeras comparecencias como jugador del Bayern, Xabi Alonso avanzó que entre sus objetivos estaba ganar su tercera Liga de Campeones, tras haber conseguido el título ya con el Liverpool y el Real Madrid.

Le queda una oportunidad jugando a las órdenes de Carlo Ancelotti, con el equipo ya en cuartos de final del campeonato europeo.

En enero, la revista "Sportbild" avanzó que tenía intención de poner fin a su carrera este verano, al concluir su contrato con el Bayern, a cuyos directivos comunicó su decisión al terminar la concentración de invierno

El club había planteado renovarle por un año más, siguiendo el modelo aplicado con Arjen Roben y Franck Ribery, y le dejó abiertas las puertas por si cambiaba de opinión, pero hoy el tolosarra anunció que la decisión está tomada.

"Siempre tuve claro que mejor dejarlo más pronto que tarde", manifestó convencido de que se trata del momento adecuado para poner punto final a su carrera, en un club al máximo nivel y con el que espera aún algún título.