ap | @mmdeportesmx
2 de febrero de 2017 / 12:38 p.m.

El plantel del Real Betis respaldó al delantero ucraniano Roman Zozulia, quien regresó al club andaluz después que su transferencia a Rayo Vallecano fue abortada por las protestas de hinchas que lo acusaron de tener vínculos con grupos de la extrema derecha en su país natal.

Los jugadores y el técnico Víctor Sánchez hablaron en conferencia de prensa para condenar el "linchamiento público de un futbolista cuyo comportamiento profesional y personal desde su llegada a este vestuario ha sido intachable".

El capitán del Betis, Joaquín Sánchez, leyó un comunicado en el que los jugadores expresaron su indignación por una situación "de gravedad extrema".

"Todos somos Zozulia", afirmó Sánchez.

Sánchez dijo que el sindicato de futbolistas evalúa la situación para "defender el derecho de nuestro compañero" para que pueda seguir jugando "en unas condiciones adecuadas" y con garantías de seguridad.

"Esperamos que todos los organismos que deben velar por el buen desarrollo de la competición adopten las medidas necesarias para que su imagen y la de la Liga española no quede manchada por comportamientos inaceptables y que van en contra de los valores que debe fomentar este deporte", indicó.

El presidente de la liga española, Javier Tebas, dijo a medios locales que evalúa si la situación amerita alguna medida, incluyendo una posible querella criminal.

El préstamo al Rayo Vallecano, que milita en la segunda división, fue abortado debido a las protestas en redes sociales y en persona de los hinchas del club. Al haberse registrado la transacción, Zozulia no podría jugar con ningún club en la segunda mitad de la temporada.

Después que se anunció la transferencia, Zozulia escribió una carta abierta a los seguidores del Rayo desmintiendo que tuviese vínculo alguno con "grupos paramilitares o neo-Nazi" en su país, como algunos señalaban. Dijo que respalda al ejército ucraniano sólo para "ayudar a proteger" a su país y su pueblo.

Los jugadores del Betis reiteraron que la situación sobre las posturas de Zozulia fue un malentendido por una camiseta que utilizó el futbolista cuando llegó a España, y que un periodista pensó que tenía un símbolo radical de Ucrania.