11 de febrero de 2014 / 03:32 a.m.

José Vázquez Ávila, presidente de la segunda división del balompié mexicano, anunció este lunes que se firmó un acuerdo entre el futbol nacional y su similar de Perú, mismo que permitirá el intercambio de jóvenes promesas sin cabida en clubes del máximo circuito, y siempre con el fin de robustecer el nivel de ambas ligas y el fogueo de los elementos que arriben a ambos países.

Por el momento, sólo cuatro jugadores mexicanos se embarcarán a la aventura del futbol inca, que comienza su competencia el próximo 27 de abril. Dos canteranos del América: Luis Sampayo y Eder Mondragón, un elemento formado por los Correcaminos de Tamaulipas: José Alfredo Domínguez, y uno más pero de extracción tuza: Marco Tapia, serán los primeros embajadores tricolores en tierras de Lima.

"Estos cuatro jóvenes tienen mucho talento, pero no tuvieron oportunidad en sus clubes, por diversas circunstancias. Se van con opción de quedarse por allá, y ojalá que las cosas les favorezcan para que todo se acople de acuerdo a sus necesidades; les deseo la suerte que en México no tuvieron", señaló el directivo de la Segunda División.

UNA SEGUNDA OPORTUNIDADPara el mandamás de la categoría de plata del balompié nacional, el intercambio de futbolistas con juventud y calidad, sin importar el destino, es benéfico, incluso, para la selección mexicana: "es mi obligación y mi trabajo proveer a jóvenes camadas de jugadores mexicanos de oportunidades, que si no tuvieron en su club de origen, sí las tengan fuera del mismo; el que estos chicos emigren los beneficia a ellos, pero también al medio en general".

Cabe destacar que el presidente del proyecto alianza, llamado 'México-Perú MR MT', Mauricio Ruiz, informó también que los clubes que arroparán a los futbolistas aztecas son el Deportivo Real Minero y Sport Boys del Callao, en los cuatro casos, los jugadores llegan cedidos con opción a compra, pero solo por seis meses permanecerán en Sudamérica.

RUBÉN GUERRERO