REDACCIÓN
18 de septiembre de 2014 / 07:06 p.m.

El gigante dormido ya está despertando...

La India, segundo país con más habitantes del mundo, ha puesto en marcha la Superliga para tratar que el fútbol derroque al cricket, actual deporte rey en el país asiático. Para ello no han dudado en escudarse y traer a su liga a veteranas estrellas como Del Piero, Trezeguet, Anelka, Pires o Ljungberg.

Este nuevo torneo comenzará el próximo día 12 de octubre con el nombre de 'Hero Indian Super League' y tendrá una duración de tres meses durante los cuales ocho equipos se disputarán el trono para convertirse en el mejor club de India. Será una competición liguera de dos vueltas tras la cual los primeros cuatro clasificados disputarán un play-off para llevarse el título.

El sistema de fichajes de los nuevos equipos será similar al famoso draft empleado en la NBA. De los 22 jugadores que tendrá cada equipo, quince serán futbolistas locales elegidos de esta manera, mientras que las siete plazas restantes serán para extranjeros.

Estos jugadores internacionales, que llegan con la etiqueta de 'Jugador Franquicia' entorno al cual girará cada equipo, son entre otros Nicolás Anelka y Ljungberg (Mumbai City), David Trezeguet (Pune City), Alessandro Del Piero (Delhi Dynamos), el guardameta David James (Kerala Blasters), Joan Capdevila (NorthEast United), Robert Pires y Luis García (Atlético de Kolkata).

Unos jugadores que cualquier liga se hubiese frotado las manos sólo con el pensamiento de tenerlos hace unos cuantos años.

Pero la calidad y los nombres no estarán sólo en el césped. Los banquillos de la Superliga de India tendrán inquilinos de lujo con entrenadores como el brasileño Zico o Marco Materazzi, retirado hace unas temporadas del fútbol profesional en el Inter de Milán.

Con una economía emergente y con una población de 1.200 millones de habitantes, India comienza a dar sus primeros pasos en el fútbol con la filosofía NBA de que "si es bueno para todos, es bueno para mí" y ya amenaza con pisar fuerte en el fútbol mundial de aquí a unos años. Un gigante comienza a despertarse.