25 de enero de 2015 / 02:19 a.m.

Escobedo.- "La jalaron, le salieron ahí y la jalaron para adentro, y ahí fue donde la empezaron a golpear a la nieta", contó Rubén Riojas Cantú, abuelo de Fátima.

Las calles y la maleza que abunda en las calles de la colonia Andrés Caballero en Escobedo fueron testigos mudos de cómo cambió la vida de una menor de edad, estudiante de secundaria, tras ser agredida con un block.

Los familiares de Fátima Gabriela Rojas Galván, señalaron que no es la primera vez que se presenta un caso violento aunque ninguno como lo ocurrido el pasado miércoles 21 de febrero, donde la víctima fue golpeada hasta que los agresores la dieron por muerta.

"Si se defendió, ella le platicó a su papá que había rasguñado a la persona que la estaba agrediendo, pero el otro fue el que le pegó en la cabeza, fue donde se desvaneció y ahí la siguieron golpeando hasta que la dieron por muerta.

"La otra gente de allá que son vecinos me platicó, dijo fue el martes ósea un día antes; dos personas aquí en los rieles igual uno allá de aquel lado y el otro acá la alcanzaron a tironear, pero se fue, otra vecina de aquel lado", declaró,

Rubén Riojas Cantú, pidió a las autoridades dar con los responsables del ataque Fátima quien permanece en el hospital acompañada de su madre y su padre, mientras espera a que baje la inflamación por las lesiones.

"Pues yo quiero que no quede impune el asunto, que le den para delante y a ver si dan con las personas que hicieron eso.

"Ella de la escuela a la casa y de la casa a la escuela, llegaba y se metía su cuarto a ponerse a hacer su tarea, que saliera de aquí con amigas, pues no, no tenía amigas y en la secundaria era igual muy seria ella", dijo consternado.

Otra solicitud que hizo fue que el propietario del terreno baldío, del cual desconocen su identidad; tape los huecos de la barda o la tire por completo, pues existe el temor de que se repitan más tragedias.

La mañana de este sábado se realizó un despliegue de agentes ministeriales en la calle María de Lourdes Caballero, mientras tanto el abuelo de Fátima con machete en mano, empezó a desmontar en la orilla del baldío.

Informaron que en ese lugar, anteriormente había una bodega de tarimas, pero hace tres años se incendió y desde entonces sólo es un refugio de mal vivientes y un peligro para las mujeres y hombres que pasan por ahí con rumbo a las bodegas donde trabajan.

La colonia no tienen pavimento en sus calles, no hay viviendas, solo bodegas que son el hogar de familias como la de Fátima y la vigilancia de las autoridades, es poca según el testimonio de los habitantes del sector.

La familia es de escasos recursos, no tienen otro lugar a donde irse a vivir, a pesar de que la menor no quiere volver a ese lugar donde siempre ha vivido con sus padres, abuelos y su hermana menor de apenas dos años de edad.

Buenas expectativas para Fátima

Tras la agresión de la que fue víctima Fátima Gabriela en un terreno baldío de Escobedo, su estado de salud es reportado como estable, aunque presentan múltiples traumatismo en su rostro, como fractura de huesos nasales y moretones.

"Hay que esperar a que baje el edema, en cara son heridas que causan mucho edema y eso hace muy aparatoso todo.

"Ahorita no encontramos en los estudios más que fractura de huesos nasales hay que esperar a que baje el edema para pensar en la reconstrucción; también trae perdida de un pabellón del lado derecho, ahí perdió tejido por los traumatismos", señaló en entrevista vía telefónica el médico Eldemiro Pérez.

Las autoridades del Hospital Universitario donde se encuentra internada, esperan a que baje la inflamación para dar un pronóstico sobre las posibles cirugías a las que pudiera ser sometida.

Tendrán que pasar al menos 48 horas para dar un pronóstico más acertado; sin embargo hasta el momento se tienen buenas expectativas sobre su recuperación.

FOTO: YADITH VALDEZ

GUADALUPE SÁNCHEZ