MILENIO DIGITAL
13 de marzo de 2017 / 09:08 a.m.

Los árbitros difícilmente regresarán a trabajar si no se respeta su postura frente a las sanciones impuestas a los jugadores del Toluca y América, Enrique Triverio y Pablo Aguilar, aseguró Manuel Glower, ex árbitro y asesor de árbitros de primera división.

Glower aseguró que los silbantes han marcado una postura muy clara a lo que calificaron como una conducta violenta de los jugadores y, de no imponerse los castigos que marca el reglamento de la Federación Mexicana de Futbol, será difícil que regresen a trabajar.

"Difícilmente regresarían, ellos han marcado su postura, es muy clara, que se califique y se respete conforme al reporte que hicieron en el juego que es una conducta violenta y es igual a una agresión", dijo en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Grupo Fórmula.

El asesor informó que los árbitros agredidos reportaron como conducta violenta a Pablo Aguilar, jugador del América, por dar un pisotón y un cabezazo al árbitro Fernando Hernández. Mientras que Enrique Triverio, del Toluca, empujó al silbante Miguel Ángel Flores.
"Hay que esperar el resultado de la apelación, de la Comisión de Apelación, y veremos qué es lo que sucede, es muy claro lo que están pidiendo los árbitros y la sanción que puso la Comisión Disciplinaria es muy diferente", explicó.

Glower detalló que al prestar servicio a la Federación Mexicana de Futbol, son parte de la misma, por lo que al no sentirse respaldados, decidieron parar sus actividades.

"En este caso decidieron no dar más el servicio porque se sienten completamente agredidos o no respaldados por la solución que se les dio. Todos son parte de un gremio, representan deportivamente a la Federación frente a los equipos", dijo y explicó que con esta decisión también ellos pierden pues cobran por partido silbado.
"No están pidiendo otra cosa, nada más que se respete el reporte como tal y que viene basado en las reglas del juego, no están pidiendo otra cosa", concluyó.