HIGINIO ROBLES - cortesía la afición | @laaficion
26 de diciembre de 2016 / 12:07 a.m.

La delegación de América se marchó del estadio Universitario con una mezcla de varios sentimientos, tristeza por la derrota, porque el equipo se quedó a dos minutos de llevarse el triunfo, de impotencia porque no terminaban de creer que el árbitro haya compensado en las expulsiones tras la bronca que se armó en las bancas y también indignados porque la directiva fue objeto de agresiones en el palco donde fueron ubicados.

Antes del final del partido, Ricardo Peláez y José Romano bajaron a la sala de prensa, ambos comentaron que tuvieron que salir de su palco porque les arrojaron monedas y bombas de humo, por lo que bajaron la cortina del mismo palco porque ahí se encontraban menores de edad que fueron puestos en riesgo.

Cuando iban hacia el campo escucharon el festejo del Volcán tras el gol de Dueñas y después contemplaron la ruleta de los penales que les fue desfavorable. Al final estuvieron junto al grupo y se marcharon sin dar declaraciones.

Quien sí habló fue Ricardo La Volpe, el entrenador de las Águilas, que pese a haber sido ratificado en su puesto, dijo que hay situaciones de fuera que no le agradan y lo llevarían a pensarse su continuidad. Además, calificó como robo la actuación del silbante Jorge Isaac Rojas.

"Creo que el árbitro se equivoca, mal, hay una compensación empezando por la primer amonestación que le hacen a Sambueza. Ellos (Tigres) levantaban las manos, iban sobre el línea, después viene la expulsión y después compensa, no veo por qué echa a dos de nosotros y uno de ellos. Ellos ya estaban calientes porque estaban perdiendo, en ese momento teníamos controlado el partido y una compensación increíble la del árbitro nos deja de igual a igual".

Añadió que esto "molesta porque hay que reconocer que Tigres es un buen equipo, pero creo que no necesitaba la ayuda del árbitro, ellos eran locales y al árbitro le faltó la categoría y lo que pasó hace perder un poco la cabeza al equipo, pero felicito a mi equipo porque puso todo, jugó en una cancha que es difícil y demostró categoría, lamentablemente volvimos a (caer en) los penales".

Entonces fue cuando comentó que analizaría si se mantiene en el cargo. "Lo voy a pensar, la directiva me apoyó antes de esto, me dijo que seguía hasta mayo, pero veremos qué pasa. Es una cuestión mía, lo voy a pensar, la verdad ya me fastidian muchas cosas, a mí me gusta que me ganen futbolísticamente no por una compensación increíble del árbitro, te das cuenta que la balanza estaba un poco en contra nuestra y culminó en algo que es increíble, un tumulto que no entiendo por qué compensa, dos expulsados nuestros y uno de ellos, Goltz no había hecho nada está clarísimo, aparte el lío se arma en nuestra banca, quiere decir que ellos vinieron a nuestra banca... cosas raras".

Ricardo Antonio subrayó que ese tipo de situaciones "te sacan de quicio eso de que (los árbitros) nos vienen a ayudar ya van varios que no eh, es un mito que ya hay que dejarlo de lado porque el robo de hoy es robo".

Mientras, Oribe Peralta salió del vestidor cabizbajo y admitió que se iba muy triste por no haber logrado el título de Liga. "Desgraciadamente no nos alcanzó, la verdad estoy muy triste, en los dos partidos tenía muchas ganas, mucha ilusión de poder conseguir el título, me voy orgulloso por el esfuerzo que hicieron mis compañeros; no pude ayudarles como normalmente lo hago y estoy muy triste".