SERGIO GONZÁLEZ
16 de julio de 2016 / 10:58 p.m.

América venció dos a cero a Chiapas FC en el Estadio Azteca, goles de Darwin Quintero (49') y Silvio Romero (90') que dieron los primeros tres puntos del Apertura 2016 para las Águilas.

EL PARTIDO

Jaguares no salió a esconderse. Quince minutos y ya había puesto a trabajar a Moisés Muñoz, quien saltó como titular después del cierre del Clausura 2016 en la banca, donde Hugo González tomó la estafeta.

José Cardozo exhibió sus credenciales como nuevo técnico del Jaguar. Trazos largos siempre buscando la espalda de la zaga amarilla, que en un par de ocasiones solventó acciones de peligro con dificultad.

Sin embargo, al 24', un centro raso de Samudio puso nervio a la meta de Jiménez, quien desvió lo suficiente para incomodar el remate a puerta.

Lluvia intensa y los hombres de Ignacio Ambriz controlaron la pelota. Cada llega del América acabó, al menos, en disparo a puerta. Pero la certeza a la hora de buscar el arco brilló por su ausencia.

Después homenaje a sus porteros Centenario (Zelada, Muñoz, Ochoa y Ríos), los locales avisaron Diana: Silvio Romero, el nueve de estreno amarillo, casi marcó con un cabezazo a su ex equipo. Rematé que rozó el palo izquierdo de Jiménez.

La pelota nunca salió de la zona roja del jaguar y, al 49', Darwin Quintero venció con tiro potente raso la meta chiapaneca: 1-0 y e primer tanto del A16 en el Coloso fue para el anfitrión.

Aunque lo visitante se vio abajo en el marcador, el moviendo desde la banca de Cardozo más productivo fue Ayoví; desbordes y diagonales al centro con velocidad que estuvieron cerca de penetrar el corazón águila; sin embargo, intervenciones de Muñoz y su defensa apagaron el ímpetu de la selva. Incluso, Oribe

Peralta, al 78', estrelló en Jiménez un balón de regalo en una mala salida de Chiapas, explosión de gol ahogada.

Pero Romero, al 90', selló la alegría americanista con un tiro al ángulo que no pudo sacar el cancerbero enemigo: 2-0.

Fueron poco más de 23 mil aficionados quienes, a pesar de la intensa lluvia, alentaron el partido uno de su equipo, festejo inicial de cara al cumpleaños 100 que quiere la nación amarilla gritar con una corona del futbol mexicano de Primera División.