HIGINIO ROBLES | cortesía la afición
26 de abril de 2016 / 11:41 a.m.

La derrota con Toluca no dejó un impacto negativo en la plantilla de América y por el momento, la Liga ha quedado aparcada, la mente está al cien por ciento en el juego de vuelta de la Final de la Concachampions, y hay un sentimiento especial por retornar a Japón.

Aunado a los dos goles de ventaja con los que llegará América al duelo contra Tigres, también tendrá el factor campo, se prevé que el estadio Azteca registre una buena entrada, que vuelva a ser ese estadio que imponga a los rivales. Darío Benedetto, el autor del primer gol en el juego de ida fue claro. "El Azteca siempre pesa", dijo cuando se le mencionó la importancia de cerrar en su feudo la Final.

Benedetto dijo que si bien no pudieron avanzar en la clasificación local, hay tranquilidad en el grupo y el estado anímico no ha bajado ni un ápice. "Estamos tranquilos, sabemos muy bien que no nos tenemos que confiar, son 90 minutos que quedan y ojalá podamos sacar adelante otro triunfo. Tenemos que hacer borrón y cuenta nueva y pensar en el miércoles”.

Al final del juego de ida, algunos elementos de Tigres avisaron que vendrían al Azteca a atacar a América, porque así lo requerían y porque se saben capaces de marcar en la casa de las Águilas, pero estas palabras no hicieron eco en el cuadro de Coapa que está mentalizado en lograr el pase al Mundial de Clubes a como dé lugar.

“Tigres puede venir a hacer lo que quiera, nosotros siempre y cuando hagamos lo que ya venimos haciendo creo que no vamos a tener problema”, comentó Darío y valoró que para la vuelta, Ambriz ya podrá contar con todo el ataque completo tras el juego de suspensión que cumplieron Michael Arroyo y Darwin Quintero. “Son jugadores importantes que faltaron en la ida que los podemos tener ahora el miércoles y el técnico podrá contar con todos”.

El atacante descartó que América vaya a refugiarse en la ventaja lograda, puntualizó que el objetivo es mostrarse como un equipo solidario para seguir arriba en la serie. “No nos tenemos que relajar, sabemos que sacamos una ventaja importante, pero quedan 90 minutos y no nos podemos confiar de nada, debemos de tratar de hacer lo mismo que hicimos allá”.

Se espera que el equipo llegue en plenitud de condiciones futbolísticas y con todos los elementos a disposición del entrenador.