7 de febrero de 2015 / 11:26 p.m.

Beijing.— Las autoridades chinas confiscaron unos 8 mil rollos de papel higiénico y 20 mil paquetes de pañuelos de papel impresos con caricaturas del líder hongkonés nombrado por Beijing, Leung Chun-ying, indicó un miembro del pequeño partido político que había encargado los artículos.

Estaba previsto comercializar los rollos durante el Año Nuevo chino, que se celebra este mes, indicó Lo Kin-hei, vicepresidente del Partido Democrático de Hong Kong.

El incidente se produjo después de que Beijing sofocara las recientes protestas pro democracia en Hong Kong, en la que los manifestantes exigieron más libertades electorales de las que Beijing está dispuesta a conceder. En las marchas, los asistentes expresaron su descontento con Leung, al que tacharon de marioneta de Beijing.

Lo dijo que no se había dado ningún motivo para la incautación de los artículos, valorados en 12 mil 900 dólares.

"Supongo que no les gusta que la gente se burle de miembros del gobierno, especialmente miembros destacados, después de las protestas. Se han vuelto mucho más cautos sobre las críticas en su contra", señaló.

El partido vendió el año pasado los 4 mil rollos de papel higiénico en una venta de fin de año, y decidió encargar más este año a una fábrica de la ciudad china de Shenzhen, explicó el legislador.

Las imágenes de Leung eran caricaturas poco favorecedores. Una le mostraba con dos colmillos, y en otra aparecía la palabra "mentira" sobre su frente. Algunos productos también incluían la hoz y el martillo del símbolo del gobernante Partido Comunista chino.

Una persona cercana al partido hizo el encargo para ocultar que era la formación quien hacía el pedido, indicó Lo, y todas las comunicaciones se hicieron a través de esa persona.

El parlamentario aludió a la necesidad de proteger al fabricante y declinó decir el nombre de la fábrica, señalando que no tenía información sobre la ubicación del propietario.

"Estamos preocupados por lo que le haya ocurrido", señaló.

La policía de Shenzhen no respondió a las llamadas para pedir comentarios el sábado, y no había ningún comunicado oficial sobre una incautación de esta clase.

Lo dijo estar preocupado por la maniobra, señalando que apunta a una mayor restricción de la libertad de expresión garantizada por la constitución de Hong Kong.

"Muchas producciones en Hong Kong dependen del continente. Esta clase de control supone que en el futuro será más difícil fabricar productos en el continente", señaló. "Es alarmante para la gente de Hong Kong que sigan suprimiendo la libertad en Hong Kong. Nos convertiremos en el continente si no se permite esta clase de bromas en Hong Kong". 

FOTO Y TEXTO: AP