REDACCIÓN - @MMDEPORTESMX
21 de mayo de 2016 / 11:44 p.m.

Miguel Samudio fue el centro de la polémica al cometer el penal con el que Monterrey avanzó a la Final del Clausura 2016.

El lateral del América estaba incrédulo tras la decisión que tomó el silbante Roberto García Orozco y lanzó una frase.

“Hay un Dios, hay un Dios”, se pudo leer entre los labios de Samudio cuando se levantaba. El paraguayo fue amonestado por retrasar el juego, pues tras la marcación del penalti se introdujo en la portería y se sentó en el césped y se negaba a levantarse para que se cobrara la sanción.

Goltz y Osvaldo Martínez también perdieron la cabeza e insultaron a García Orozco que decidió expulsarlos.