SAÚL RODRÍGUEZ | @SAULRDZ1990
31 de julio de 2017 / 12:50 p.m.

Luego de las imágenes íntimas que filtraron en donde aparece desnuda, Cindy Álvarez, esposa del jugador Matheus Uribe, rompió el silencio y aclaró esta situación para el periódico colombiano Q’hubo.

La pareja del casi refuerzo del América aseguró que las fotos no llegaron como una amenaza y nunca creyó que se iban a hacer públicas en redes sociales.

“No, realmente no fue una amenaza. La verdad es que fue algo de mi pasado, con una pareja que tuve en ese momento. Todo empezó hace unos meses, cuando ese hombre le envío varias de esas fotos a mi esposo. Por fortuna, Matheus ya sabía de la existencia de ellas, y él nunca tuvo problema con eso, porque entendió que hace parte de mi pasado, y que la persona que me quiere hacer daño no tiene escrúpulos.

“Muchas veces me escribieron en mis redes sociales que las iban a publicar. La verdad no pensé que fuera cierto, y por eso ignoraba el tema; como mi esposo sabía de eso, no me preocupaba tanto".

La chica reiteró que jamás hubo problemas con el futbolista cafetalero, pues es algo que ya quedó atrás.

“Por fortuna nunca fue así (discusiones con Uribe). Cuando iniciamos nuestra relación fuimos muy claros en que los dos teníamos un pasado, y que por el bien de nuestro hogar era mejor dejar todo atrás. Como toda pareja, hemos tenido dificultades, pero la madurez de él fue lo que permitió que una acción tan baja como esta no nos dañara”.

Cindy aclaró que la persona que lo hizo jamás le pidió dinero para no dar a conocer estas imágenes comprometedoras.

“No, la persona que lo hizo sólo quiere hacer daño, quiere que mi esposo y yo nos alejemos y de paso dejar por el piso mi imagen y mi dignidad, que finalmente a uno como mujer es lo que más le duele”.

Álvarez confesó que decidió ella misma publicar algunas de esas fotos en sus redes sociales para aclararlo y demostrar que no tiene por qué sentir pena.

“No fue una decisión fácil de tomar, lo pensé mucho y lo único que quería era demostrar que no tengo por qué sentir vergüenza, y mucho menos miedo. Eso es algo que hace parte de mi pasado, además amo mi cuerpo y me siento orgullosa de cómo soy. De paso también siento que le quitó el poder a ese mal hombre, que sólo quiere perjudicarme.

“No voy a negar que es una situación incómoda, es algo que no se lo deseo a nadie. No me siento mal, pero sí da mucha impotencia que llegue otra persona a atropellar tu integridad. Me siento segura y orgullosa de la mujer que soy, y no me arrepiento de nada”.

Por último, la chica le mandó un consejo a todas las mujeres que algún día puedan pasar por algo similar.

“Es muy difícil decirle a una mujer enamorada que no se preste para una situación así. Pienso que independientemente de lo que uno haga, siempre debe premiar el amor propio y tener muy claro que una situación así no nos puede dañar, y mucho menos destruir lo que con tanto esfuerzo hemos construido”.

SR