23 de febrero de 2015 / 08:49 p.m.

México.- Terminó el primer mes del año, ya es febrero y algunas personas sienten frustración y culpa por no cumplir con la lista de propósitos hecha para el 2015, debido a la falta de compromiso y claridad en los proyectos a realizar, consideran especialistas.

Y es que, con la llegada del último día del año, la gran mayoría de la población hizo un listado de deseos para verse mejor, aprender algo nuevo, bajar de peso, dormir más, estar más tiempo con la familia, llegar puntual al trabajo, dejar de fumar o beber, entre otros, pero se olvidan de ellos ya que quieren hacer todo al mismo tiempo, algo que es imposible.

"Hay que destacar que para cumplir con los propósitos no basta con desearlo, para que una meta se logre primero se debe volver hábito y para que eso pase se tiene que llevar a cabo durante 21 días seguidos, sin falla alguna", señaló la especialista en psicología organizacional, Katia Villafuerte Cardona.

Puntualizó que hay tres ingredientes clave para que las personas cumplan con sus retos de año nuevo: el compromiso, la constancia y el seguimiento, que son el conjunto de reglas que hace que los hábitos se formen poco a poco, uno a uno y así lograr cumplir todos, o la mayoría de los propósitos deseados.

"El hábito es un proceso que empieza y termina, y mentalmente lo que hacemos es que durante ese periodo de 21 días el cuerpo se acostumbra a la nueva actividad o aprendizaje y así lo vuelve parte de la rutina diaria", acotó en entrevista.

Indicó que los proyectos que se hacen para un nuevo año deben realizarse poco a poco, ya que los cambios drásticos no funcionan, "lo ideal es cumplir el propósito en bloquecitos, es decir, hacer un día 20 minutos de ejercicio, y al siguiente 30 y así sucesivamente hasta lograr una hora, después de esto el cuerpo irá pidiendo su dosis diaria de actividad física".

La especialista resaltó que es buena idea escribir lo que se desea hacer para que se observe diariamente y así recordar los proyectos para los siguientes 12 meses, además esta lista es manipulable, así que se puede revisar y redefinir lo que se quiere lograr, y "también es válido cambiar de rumbo".

Villafuerte Cardona hizo énfasis en que los propósitos deben ser metas reales y viables a cumplir, en su defecto, dijo, se pueden replantear y cambiar, el punto es lograr lo que se quiere poco a poco, si no es así genera flojera, sentimiento de culpa y frustración.

Pues independientemente de que una acción se convierta en un hábito a los 21 días, este necesita realizarse con constancia durante, mínimo tres meses, para que se vuelva un comportamiento automatizado.

Y, así, dijo "el comer bien, el dormir a nuestras horas, el hacer ejercicio, el aprender un idioma, entre otros propósitos se vuelven una actividad rutinaria, y así más fácil se llevará a cabo y por consiguiente se logra cumplir con ellos".

La también maestra del Tecnológico de Monterrey señaló que además se debe tener en cuenta el costo en tiempo y dinero que conlleva una meta, así como el significado que puede tener para que de ahí dependa el empeño que se le pondrá y no abandonarlo, pues la falta de compromiso con uno mismo es característico en el ser humano.

Dijo que para no fracasar en los propósitos hechos para este 2015 se debe tener en cuenta que todo proyecto necesita de tiempo, además de salir de la rutina "para así hacer una nueva costumbre" y estar dispuesto a hacer un esfuerzo extra.

Finalmente enfatizó que es de suma importancia fijarse las metas por separado, y no querer hacer todo junto y "tener muy en cuenta que si se fracasa se puede volver a empezar y seguir intentándolo para lograr el propósito antes de que llegue el 2016".

FOTO: Especial 

NOTIMEX