CORTESÍA DE RIGOBERTO JUÁREZ | @LAAFICION
30 de julio de 2016 / 09:36 p.m.

Si en las primeras dos fechas del campeonato el futbol no había sido justo con Atlas, esta noche la suerte le sonrió. Los Zorros consiguieron su primer triunfo del campeonato al imponerse por la mínima diferencia a Veracruz, gracias a un autogol de Leobardo López que no debió contar ante el error del asistente José Luis Camargo.

Los pupilos de José Guadalupe Cruz volvieron a festejar una victoria cinco meses después, pues no lo hacían desde la fecha 7 del Clausura 2016, el pasado 20 de febrero, cuando vencieron por el mismo marcador a Pachuca.

A pesar de recuperar a sus futbolistas y tener plantel completo, el estratega rojinegro apostó por repetir la oncena con la que enfrentó hace ocho días a Tigres en el norte. Los jarochos no se guardaron nada y presentaron sus mejores hombres.

Los Zorros, fieles al estilo que les ha caracterizado en este arranque de torneo, intentaron imponer condiciones con buen manejo de balón y dinámica. En menos de seis minutos los locales comenzaron a esbozar peligro.

Leitón Jiménez fue el autor de un cabezazo y un disparo sin mucha potencia que terminó en las manos del portero Pedro Gallese. Rafael Márquez continuó dando cátedra con sus trazos largos a sus atacantes, además de darle equilibrio al equipo con su ubicación y voz de mando.

El duelo se tornó de ida y vuelta. Atlas tenía más la esférica pero Veracruz era peligroso en los contragolpes. El peruano Pedro Gallese ahogó el grito de gol Jalisco cerca de la media hora de juego; Daniel Álvarez hizo una gran acción personal en los linderos del área, filtró la pelota para Martín Barragán que de media vuelta sacó un zurdazo que rechazó el guardameta con excelente achique.

Veracruz competía en base a la velocidad y tomar mal parados a los Zorros. Villalva era el hombre más peligroso, aunque fue el colombiano Juan Pérez el que probó con rifado de media distancia frente a Óscar Ustari.

Cándido Ramírez y Javier Salas saltaron del banquillo de suplentes para ingresar a la cancha; Daniel Álvarez y Luis Robles fueron los sacrificados por el Profe Cruz. Pablo Marini saltó al complementó con los mismos hombres.

De manera casi inmediata Cándido Ramírez, quien debutó con los Zorros hasta ahora debido a una lesión, dio dinámica al carril izquierdo y puso en peligro a Gallese con un zurdazo desde los linderos del área.

El encuentro se trabó con gran congestionamiento en el medio sector. Pablo Marini mandó a la cancha a Édgar Andrade para tener más peso ofensivo. El punto de inflexión llegó a 14 minutos del final. Un largo zapatazo de Óscar Ustari y una veloz conducción de Cándido Ramírez provocó la falta de Hugo Cid quien vio el cartón Rocío y dejó con diez hombres a los jarochos.

A partir de ese momento la Fiel despertó de su letargo. En la siguiente acción los rojinegros se quedaron con las ganas de festejar luego de que Jaine Barreiro mandó un cabezazo al fondo, aunque, se encontraba en posición adelantada.

Pero si José Luis Camargo anuló correctamente el gol a Barreiro, instantes más tarde cometió una falla que influyó en la historia final: Martín Barragán recibió un saque de manos en los linderos del área, cubrió la esférica ante la marca y cuando ya perdía la vertical estiró la pierna y filtró la pelota para que Cándido Ramírez hiciera un esfuerzo extra y enviará un centro al área cuando la pelota ya había superado la línea de fondo, el asistente 1 no marcó el saque de meta y dio por válido el autogol de Leobardo López, quien mandó la esférica a su portería en su intento de rechazar.