rigoberto juárez
11 de junio de 2015 / 08:22 p.m.

La voz del pueblo es la voz de Dios. Tal parece que la directiva de Atlas escuchó el clamor de la Fiel. Ocho futbolistas abandonaron el equipo en el pasado régimen de transferencias, la mayoría señalado por la afición tras concluir el torneo pasado.

Aunque en un principio se mencionó que Atlas sólo redondearía su plantilla, incrustando algunos refuerzos, fueron bastante las novedades que se gestaron en Cancún en el régimen de transferencias.

Federico Vilar, quien desde su llegada a la madriguera cometió algunos errores que costaron goles, incluso en fases finales como sucedió ante Monterrey en el Apertura 2014, abandonó el equipo a pesar de que deseaba continuar.

En transacciones de hermanos, los Zorros enviaron a Morelia a Enrique Pérez, Rodrigo Millar y Juan Pablo Rodríguez; los primeros dos ya no eran del agrado de la gente al mostrar un pobre nivel a lo largo del semestre anterior. Incluso, en el caso del Chino, ex capitán rojinegro, fue condenado por un sector al aparecer en redes sociales un video donde supuestamente bebía y cantaba tras ser eliminados ante Chivas.

Otro caso que parecía insostenible en Atlas era el de Luis Gerardo Venegas. El zaguero nunca se ganó el cariño de la Fiel, no sólo por la pésima actuación que tuvo en la Liguilla de hace dos torneos ante Rayados, sino que firmó su salida del club al golpear a un barrista cuando ingresaron a la cancha en pleno clásico tapatío.

Édgar Castillo era otro que salió del gusto de la afición atlista, ya que a lo largo del torneo tuvo equivocaciones que terminaron en goles en contra. Su esposa terminó por cerrarle las puertas al criticar al equipo y a compañeros del Gringo en redes sociales.

Las otras dos bajas de los Zorros fueron Christian Suárez y Marcos da Silva, Keno, quienes nunca refrendaron su etiqueta de refuerzo y su salida estaba más que cantada y esperada por la gente.

RENOVACIÓN

Pero así como se fueron ocho futbolistas, llegaron nueve a la madriguera a petición del nuevo cuerpo técnico. Eisner Loboa y Franco Arizala son los hombres más atractivos, y a quienes Gustavo Matosas dirigió durante el bicampeonato en León.

El méxico americano Gregory Garza llega para ocupar el carril izquierdo que dejó el Gringo Castillo; Rodolfo Salinas (ex Santos), Jorge Zarate (ex Monarcas) y Luis Telles (ex UdeG) vienen a reforzar el medio campo, el que hace unos meses era considerado el mejor del país.

Miguel Pinto volverá al club ante la partida de Federico Vilar a Xolos; Felipe Baloy será el acompañante de Walter Kannemann en la central, mientras que el joven Iván Pineda llega de León a petición del nuevo timonel.