rigoberto juárez
21 de mayo de 2015 / 07:53 p.m.

Luego de que los nueve barristas rojinegros que irrumpieron en el Clásico Tapatío fueron remitidos a Puente Grande, compañeros de ellos se reunieron en el Estadio Jalisco para recolectar apoyo económico y en especie.

Integrantes de los grupos de animación de los Zorros invitaron a través de redes sociales, a presentarse en la puerta 1 del Estadio Jalisco para ayudar a los compañeros detenidos. Dinero, comida y artículos de aseo personal fueron lo que lograron recolectar.

Una de las aficionadas que promovió este movimiento, señaló que es momento de ayudar a sus compañeros de barra.

"Esto lo estamos haciendo para ayudar a nuestros compañeros, exhorto a los barristas a que estemos unidos, si cada uno de los que nos paramos en la barra cada 15 días aportamos un peso haríamos mucho, pero ni siquiera han podido hacer, han venido unos quince barristas, han traído víveres, artículos de limpieza personal y despensa para ayudar a los chavos y a las familias de ellos", señaló la aficionada, quien solicitó omitir su nombre.

En el interior de los grupos de animación rojinegros existe indignación por cómo se ha tratado y ejecutado el tema contra los nueve detenidos, pues consideran, sólo cometieron una falta administrativa, y no todos los delitos que se les imputa.

"Claro que se equivocaron, pero fue una falta al reglamento, nada más, no se vale que se les esté levantando más cargos como robo, golpes, violencia. Brincarse a la cancha fue una simple manifestación contra los jugadores, no se agredió a la barra visitante, no se golpeó a otros compañeros o afición, se brincaron mal hecho para exigir resultados y desafortunadamente terminaron en sucesos que están fuera de lugar.

"Es injusto, le están imputando de 10 a 15 diferentes cargos, cuando simple y sencillamente se saltaron a la cancha, sí se hizo una falta administrativa grave, pero fue todo, en ningún momento sacaron armas o golpearon a la gente".

La aficionada rojinegra denunció abuso policial al momento de que los uniformados evitaban más invasiones de cancha.

"Desde el momento que los muchachos brincaron a la cancha los policías se dejaron ir contra la afición que está pegada a la barda con macanazos, con golpes, aventaron gas lacrimógeno con el que dañaron a mujeres, niños y personas de la tercera edad. En la cancha, el jugador (Venegas) le pegó a uno de los muchachos, éste tiene los brazos abajo y no responde a la agresión y no es justo".