Rigoberto Juárez
24 de julio de 2015 / 09:29 p.m.

El mediocampista de La Furia, Alfonso González, reconoció ser el culpable de la lesión e intervención quirúrgica que le harán perderse el arranque del torneo. El volante de Atlas aceptó que fue él quien quiso jugar a lo largo del pasado semestre a pesar del dolor y de padecer un esguince de segundo grado en su tobillo derecho.

“Lo peor que le puede pasar al jugador es estar fuera por lesión, yo por las ansias de querer estar y de no perderme ningún partido me descuidé, pero hay que ser profesionales y cuidarme en ese aspecto. Eran las ganas de estar dentro del campo, uno quiere jugar, pero ahora que estoy fuera lo pienso dos veces si me llego a lesionar, debo pensar primero en mi salud y después jugar bien”.

El canterano atlista, quien se encuentra en plena etapa de rehabilitación, confía en regresar a las canchas en la fechas 3 o 4 del Apertura 2015, mas no entra en ansiedad y se concentra para recuperarse completamente.

“Creo que en dos o tres semanas más regreso a jugar. Yo creo que en la fecha 3 o 4 espero estar dentro del campo. Más allá de que no iniciaré jugando, ya quiero ver al Atlas, así sea en las gradas, ya me tocará estar en la cancha. Hasta ahorita no me ha molestado (la intervención), sigo con las terapias y fortaleciendo, sigo pensando en la recuperación para poder estar al 100 por ciento en el campo.

“Sentía la molestia, sentía un poco rígido el tobillo, es cuestión de ir moviéndolo e ir tomando confianza, por momentos me siento inseguro, pero espero recuperarme bien, manifestó.

Finalmente, aunque Poncho no va a estar dentro del terreno de juego, es consciente que sus compañeros extrañarán a la Fiel.

“Una de las cosas más bonitas de jugar en el Jalisco es que la gente siempre ha estado ahí, ahora que nos tocará con estadio vacío se sentirá diferente”.