RIGOBERTO JUÁREZ
19 de abril de 2016 / 08:48 p.m.

A tres fechas de que culmine el Clausura 2016 y su préstamo con Atlas, el volante uruguayo Álvaro González desconoce cuál será su futuro, pues sabe, este par de torneos como rojinegro no han sido nada positivos.

El ‘Tata’ pertenece a la Lazio de Italia, pero los Zorros tienen la opción de compra misma que tendrán que definir al finalizar este semestre.

“Seguramente ahora que está llegando el final del préstamo uno comienza a mirar cuáles son las posibilidades, obviamente no depende de mí, hay una opción de compra que va depender del club, será cuestión de analizar y poner en la balanza todo. Son cosas y decisiones que se tomarán al finalizar el torneo, ahora pienso en jugar porque vengo de poco futbol en este último trayecto del torneo.

“Obviamente no tuve los resultados deportivos que me hubiesen gustado, pero me siento parte de los motivos por los que no se dieron las cosas, puede ser un desafío el quedarme a demostrar que sí tengo valor y que este equipo puede conseguir cosas importantes, pero para eso hay que sentarse a hablar los planes del club”, dijo.

El seleccionado uruguayo afirmó sufrir por el pésimo torneo que está sellando Atlas, al ubicarse en la última posición de la tabla general, experiencia que nunca le había tocado protagonizar.

“Para mí es algo nuevo (estar en el fondo), no me había tocado, no es para nada lindo porque para estar ahí se tienen que haber hecho las cosas muy mal, no solamente equivocarse en algunas cosas, más en este campeonato donde el nivel que existe con un equipo regular nada más, sin destellos de gran equipo estás peleando entre los ocho. Hoy por hoy no estamos entre los ocho y a falta de tres fechas sin chances habla de que se hicieron las cosas muy mal, hay que analizar todas las partes, nosotros los jugadores somos los primeros que fallamos, pero al finalizar hay que pasar raya y ver en qué nos equivocamos.

“Sí, ¿cómo no? (se sufre), la verdad cuando no encuentras las forma y la manera de llevarte el resultado parece que todo lo que hagas es inútil porque algo va a fallar y se te van a ir de las manos el trabajo y esfuerzo que hiciste a lo largo del campeonato, esa es la sensación que hay. Es increíble que un partido duro (ante Chivas) logramos revertir un trámite que no pintaba nada lindo, en el segundo tiempo fuimos superiores y siempre pasa algo que terminas perdiendo”.