21 de febrero de 2015 / 12:55 a.m.

Monterrey.- Un botín aún no especificado obtuvieron cuatro desconocidos, dos de ellos armados con pistolas, al atracar una joyería en un centro comercial de la colonia Juana de Arco, en Monterrey.

El monto de lo robado no fue precisado por las autoridades, que esperaban el arqueo correspondiente para saber el número de prendas y el valor comercial de cada una.

Estos hechos se registraron alrededor del mediodía del viernes en el establecimiento denominado Fábrica de Oro, que se ubica en un local exterior de un supermercado de Félix U. Gómez y Los Ángeles.

Hasta aquel sitio del nororiente de la ciudad, en los límites con San Nicolás de los Garza, se desplegaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y de la Dirección de Servicios Periciales.

Ellos cuestionaron al encargado del negocio a los testigos, además de solicitar las imágenes que captaron las cámaras de circuito cerrado con las que cuenta el local.

Se estableció que el ilícito fue llevado a cabo por cuatro desconocidos que llegaron en una camioneta marca Ford Explorer color negra.

Uno de los asaltantes permaneció al volante de la unidad; otro se quedó en la puerta del inmueble montando guardia, y los otros dos materializaron el robo con violencia.

En primera instancia y para evitar que se opusiera al asalto, los dos sujetos que portaban pistolas cortaron cartucho y amenazaron a un guardia del centro comercial.

Posteriormente ingresaron al establecimiento y golpearon a cachazos a un elemento de seguridad privada de la joyería.

Ya en el interior los desconocidos pidieron bolsas de plástico a los empleados para colocar las piezas de oro, que tomaron en forma apresurada de los mostradores y anaqueles.

En cuestión de minutos el grupo de maleantes se retiró a prisa, sin que los testigos pudieran observar la dirección que tomaron por alguna de las dos avenidas.

Los peritos de la Procuraduría inspeccionaron el acceso y las vitrinas en busca de huellas dactilares y otras evidencias que permitieran avanzar en la identificación de los asaltantes.

Del mismo modo, las autoridades procedieron a revisar las imágenes que captaron las cámaras internas, con el fin de efectuar los comparativos correspondientes.

Hasta la tarde-noche del viernes no se había dado a conocer el monto de lo robado, aunque se mencionó que en el producto había anillos, pulseras, esclavas y aretes, algunas de estas piezas de oro laminado, cuyo precio es inferior.

FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ