25 de febrero de 2015 / 02:53 a.m.

Monterrey.- El alcohol que ingirió durante 11 horas lo embruteció hasta el grado de asesinar a golpes a su bebita de 29 días de nacida, cuyo único pecado fue llorar y molestar a su padre quien, ahora, se encuentra preso.

Josué Cruz de la Rosa, de 25 años de edad, está recluido en el penal del Topo Chico a disposición del juez primero penal de Monterrey, quien le inició un proceso criminal por el homicidio calificado de su hija Alison Judtih Cruz Santiago, quien murió de contusión profunda de tórax y abdomen.

El drama familiar ocurrió la madrugada del pasado 22 de febrero en el cuarto que Josué renta con su familia en una vecindad ubicada en la calle Soldadores, número 412, de la colonia La Alianza.

De acuerdo a las investigaciones que realizaron los elementos de la Agencia Estatal, no hubo testigos de la tragedia, porque al momento de los hechos Josué se encontraba solo, ebrio, cuidando la recién nacida.

La madre de la pequeña, quien fue identificada como María de Lourdes Santiago Espinosa, de 19 años de edad, había salido a comprar leche para darle biberón a su otro niño, de un año y 4 meses de nacido.

María de Lourdes aseguró que fueron 10 minutos los que tardó en la tienda y que al regresar encontró a la bebita con los labios blancos, sangrando de los oídos y de la nariz.

Dijo que al verla mal con ayuda de sus familiares la llevó a la delegación poniente de la Cruz Verde de Monterrey, donde confirmaron que la niña no presentaba signos vitales, pero sí indicios de violencia, por lo que reportaron el hecho a las autoridades.

Al ser cuestionado por lo ocurrido, Josué Santiago confesó que cuando su concubina salió de la vivienda, la pequeña despertó, comenzó a llorar y no paro.

 Mencionó que por el estado en el que se encontraba, se desesperó, tomó a la bebita en sus brazos y la azotó contra el piso, luego la levantó y le propinó un puñetazo entre el abdomen y el pecho.

Tras confesar su acción, Josué Cruz fue detenido y aunque narró los pormenores de los hechos en la agencia del Ministerio Público, al rendir su declaración preparatoria, con aparente arrepentimiento, negó tal versión y aseguró que estaba ebrio y que por accidente cayó sobre la niña.

FOTO: Archivo

REDACCIÓN