23 de enero de 2015 / 01:21 a.m.

Juárez.- La vivienda donde fue asesinado el joven Carlos Tadeo Villasáez García, en la colonia Praderas de San Juan, del municipio de Juárez, se había convertido en un centro de reunión y de fiestas que organizaba la propia víctima.

Desde unas dos semanas antes del crimen, "El Charly", su hermana, su cuñado y los tres hijos de la pareja, se habían ido a vivir a otro domicilio.

"El lunes tuvieron una fiesta entre puros amiguillos y él. Vinieron y no sé qué pasó: De repente vino la patrulla el lunes, pero no se vio nada. Los policías se fueron rápido", mencionó una vecina del joven asesinado.

La propiedad donde se cometió el crimen pertenece a una pareja homosexual, y ellos a su vez la arrendaban a "Charly" y sus familiares.

"Ella (la hermana de Villasáez García) vivía con su esposo, o no sé qué sea de ella, y con niños. Tenían unos niños pequeños, entre ellos una niña como de 8 años. Todos ellos se fueron. Duraron a lo mucho dos semanas, pero se fueron. Recogieron sus cosas y se fueron", vecina de Carlos Tadeo.

La vecina de Carlos Tadeo quien pidió el anonimato, señaló que durante el martes todo permaneció en silencio, hasta la mañana del miércoles, cuando varios amigos de Carlos Tadeo efectuaron el hallazgo.

El caso quedó al descubierto poco antes del mediodía del miércoles en el número 190 de la calle Getafe, en la colonia Praderas de San Juan, de Juárez.

El joven de 20 años presentaba múltiples heridas de arma blanca en el pecho y el abdomen, además de que estaba atado de pies y manos, y tenía un cable alrededor del cuello.

Hasta ahora las autoridades ministeriales interrogan a amigos y conocidos de Carlos Villasáez, para determinar si entre ellos se encuentra el homicida.

 TEXTO Y FOTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ