JESÚS HERNÁNDEZ
18 de mayo de 2016 / 03:32 p.m.

El dolor de perder ante el odiado rival no se sintió tanto para algunos fanáticos de Chivas que viajaron desde Guadalajara a la Ciudad de México. Y es que la eliminación a manos del América es poca cosa cuando está en riesgo tu vida o estás en peligro de perder un ojo.

Al culminar el partido en el Coloso de Santa Úrsula, un grupo de mujeres de la barra del Rebaño entraron a los baños, y el barrido policial estaba buscando desalojar lo más pronto posible la cabecera sur; como algunas damas no salían rápido de los servicios sanitarios, arrojaron gases lacrimógenos a los sanitarios femeninos, lo que provocó que un grupo de barristas encararan a los policías capitalinos.

"Nosotros simplemente les dijimos que había mujeres en los baños, que no les arrojaran gases y de inmediato, por las rampas de acceso, nos dieron de toletazos y patadas. Éramos unos 15, tratamos de defendernos como pudimos, pero no les hacíamos nada", relata un joven de Guadalajara.

Cuentan que en la reyerta, hasta los choferes de los camiones fueron agredidos por la policía, pues ellos trataban de abrir las puertas de los autobuses para que subieran los barristas, y la policía los confundió con aficionados y les dieron golpes.

La peor parte se la llevó un aficionado, quien pidió el anonimato, y sigue en su relato; "me pateaban en el suelo y hasta tiempo se dieron de robarme el celular y, de pronto, ya estaba arriba de una ambulancia recibiendo atenciones", sentenció el fan.

Al final de la pelea, hubo siete heridos de las porras de Chivas y ningún detenido.

Este hecho no pasó a mayores porque no hubo tiempo de grabar las agresiones y sólo La Afición logró acceder a esta imagen del barrista arriba de la ambulancia, luego de la golpiza que se llevó por defender a su novia, quien estaba en los baños cuando les arrojaron gas estando ella adentro.