ROBERTO FLORES
17 de julio de 2017 / 07:45 a.m.

Aunque en las opciones de gol Tigres fue muy superior a las Chivas, Marías Almeyda aseguró que el juego ante los felinos fue parejo y que ambos pudieron haberlo ganado.

Sin embargo, el estratega del Rebaño a Sagrado destacó que su equipo mostró grandeza al reconocer la victoria del rival y quedarse a ver cómo el ganador recibía su trofeo, haciendo alusión a lo que algunos jugadores auriazules no hicieron el pasado 28 de mayo en la Final del torneo Clausura 2017.

"En principio fue un partido parejo, tuvimos chances los dos, por errores o virtudes, tuvimos que cambiar dos jugadores en los primeros 30 minutos.

"El resultado a ninguno le gusta porque nos gusta ganar, la jóvenes dieron un buen partido. Creo que demostramos al final del partido la grandeza de este grupo, aceptando la derrota y esperando que el rival recibiera su trofeo, en frente estaba un gran equipo", expresó el "Pelado" en conferencia de prensa.

Sobre el problema de las lesiones que sigue aquejando al "chiverio" dijo que tiene que salir adelante sin excusas y dándole confianza a los jóvenes con los que ha venido trabajando en la pretemporada, luego đe que Oswaldo Alanís y el "Gallito" Vázquez tuvieran que salir por lesión en el primer tiempo.

"Hay que encararlo, hemos preparado esta pretemporada por necesidad a 10 jóvenes que han demostrado capacidad y tendremos que darles la confianza de jugar en la Primera División", indicó.

Finalmente el entrenador argentino agradeció todo el apoyo de la afición rojiblanca que fue mayoría en el Stubhub Center para el duelo del Campeón de Campeones.

"Realmente somos agradecidos a nuestro público, siempre que jugamos lo hacemos de local, no hay barreras, ni tampoco hay muros y tenemos que hacer un poco más por la gente que nos viene a ver", puntualizó.

SR