RIGOBERTO JUÁREZ
19 de agosto de 2015 / 01:39 p.m.

La paciencia terminó. El Guadalajara ha separado de manera indefinida a Ángel Reyna, quien a partir de este jueves entrenará con el equipo de la tercera división en las instalaciones de Chivas San Rafael.

El club, a través de un comunicado, informó que el delantero no pertenecerá al primer equipo luego de analizar los objetivos grupales, el cuerpo técnico y la directiva tomaron esta decisión.

En los pasillos de Verde Valle se rumora que Reyna no tenía la simpatía de la mayoría de sus compañeros, por actitudes y declaraciones que había realizado durante su etapa como rojiblanco. Lo que más molestó al vestidor, fue cuando recibió el gafete de capitán durante la Copa MX.

Reyna, quien se recuperaba de una distensión del bíceps femoral izquierdo, realizó rehabilitación este día en Verde Valle; al momento de abandonar el club, varios aficionados le solicitaron se acercara a ellos para tomarse una foto con él, a lo que respondió: "no puedo, tengo una entrevista ahorita", mencionó, aunque la realidad es que tiene meses que no habla con los medios.

El delantero capitalino formado en Coapa, a penas sumó 46 minutos en este Apertura 2015, mismos que jugó en las primeras dos fechas. De manera sorpresiva, en la fecha 3 ante Tigres no apareció en la banca y días después el club informó que padecía un problema muscular. En tres torneos, Reyna sólo marcó un gol con el Rebaño en la Liga MX.

Esta no es la primera vez que Reyna protagoniza polémicas. En su etapa con América declaró que tenían una defensa de plástico y un capitán (Aquivaldo Mosquera) de agua, situación que le costó su salida del nido.

Futbolistas como Alberto Medina, Omar Bravo y Carlos Ochoa han sido separados en el Guadalajara durante la era Jorge Vergara, quien por cierto este día apareció en Verde Valle.