Jesús Hernández Téllez
9 de julio de 2015 / 11:48 p.m.

Miguel Basulto de estar parado seis meses y sin equipo, está a nada de arrancar el semestre como titular con Chivas. El futbol da revanchas. Hace un año los Leones Negros no lograron mantenerlo en su plantilla, no agarró equipo y esperó una oportunidad y al parecer ante la lesión de Jair Pereira y por la ausencia de Oswaldo Alanís quien está en la selección mexicana en Copa Oro, a Basulto le sonríe el destino, por lo que espera asumir esta responsabilidad con atingencia, con personalidad y sin nervios, porque la llamada para el juego en Veracruz le llega a él a sus 23 años de edad.

“Trabajamos día a día siempre mejorando, llevándonos algo nuevo cada día y así construir lo que puede ser una mejor temporada. Creo que el trabajo en algún momento te da oportunidades o te lleva a abrir puertas en la vida, en lo personal quiero ganarme un puesto en la titularidad y en lo grupal siempre buscar un campeonato”.

Por lo pronto a Basulto tendrá una gran oportunidad para mostrar su calidad, la noche de este viernes cuando se enfrente a los rojinegros del Atlas, en un duelo de preparación en California, por lo que espera seguir llenándole el ojo al Chepo de la Torre, en esta gira por Estados Unidos.

“Ahora estamos en los partidos de preparación, afinando algunos detalles para llegar lo mejor posible a la temporada. Obviamente siempre se espera lo mejor y para eso nos preparamos muy bien, para hacer lo mejor que se pueda en el torneo. Venimos a hacer nuestro trabajo, independientemente de lo que haga Atlas, a final de cuentas es afinar los detalles para llegar lo mejor a la temporada. Si me toca estar cinco, 10, 20 o los minutos que sean hay que tratar de aprovecharlos y dar lo mejor de mí”, enfatizó Basulto quien ya sabe lo que es un ascenso, pues lo logró con los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara.

Para el duelo contra el Atlas, los rojiblancos seguirán dándole rodaje al equipo que viene jugando, pues quieren que los titulares tomen ritmo de cara al debut del 24 de julio en Veracruz.