CORTESÍA @LAAFICIÓN
24 de abril de 2016 / 11:37 a.m.

Sigue la violencia ligada al futbol. Ahora no fue en las inmediaciones de un estadio, pero fue camino a él.

Dos barras de Chivas que radican en la capital del país se cruzaron en la caseta de Ecatepec y arreglaron cuentas pendientes.

Dos camiones de una barra del Rebaño quedó con los vidrios destrozados, era imposible seguir, muchos optaron por volver a sus casaa y otros, la minoría buscaron la manera de llegar al estadio Huracán.

Pero no se trata de una pelea entre dos barras de equipos distintos, se trata de una interna entre dos barras de Chivas.

Las internas suelen darse por el control de la tribuna, o por qué canciones cantar y en qué momento o por algún pleito de amores, los "capos" suelen ser muy celosos de las chicas de sus barras.

En este caso no es la primera ocasión que se da un enfrentamiento entre dos grupos del Rebaño, pues hace dos semanas se liaron a golpes afuera del estadio Cuauhtémoc con algunos heridos por golpes, sin consecuencias mayores, por lo que esta tarde camino de Pachuca se cruzaron y volaron piedras, vidrios a la altura de ma caseta a Pachuca.

Al final, uno de los dos grupos ya no se presentó al Huracán, aunque se dice por ahí que esta interna entre las barras capitalinas del Rebaño está difícil de detener, pues ya hay varias cuentas pendientes entre ellas. Lo que es un hecho, es que antes de comenzar el partido no hubo roces pues había más de 300 efectivos estatales, pero la violencia se está desatando lejos de los estadios y cada vez con mayor frecuencia.