NOTIMEX
26 de septiembre de 2015 / 07:13 p.m.

Guadalajara aprovechó los imperdonables errores de América, al que se le anuló mal un gol, y con diez hombres todo el segundo tiempo, tuvo los bríos para conservar su ventaja y salir avante 2-1 del “clásico nacional”, en partido de la fecha diez del Torneo Apertura 2015 de la Liga MX.

Los goles de la victoria fueron obra de Omar Bravo, a los minutos 14 y 38. El paraguayo Osvaldo Martínez por la vía del penal al 43. Con este resultado, Chivas llegó a trece unidades, en tanto que los “azulcremas” se quedaron con 18.

Un error en partidos de este tipo suelen ser fatales, pero cuando se dan dos, son mortales, y eso le sucedió a América, que tuvo dos fallas en su cuadro bajo que aprovechó Chivas para dar un golpe que pocos esperaban.

El “guaraní” retrasó mal un balón, lo que aprovechó Omar Bravo para tocar por abajo ante la mala salida de Moisés Muñoz, y así poner el 1-0, al minuto 14.

El gol le dio nuevos bríos a los tapatíos, que lucharon cada balón como si fuera el último, ante un América que le costó reaccionar y pese a ello generó opciones suficientes para merecer el empate.

Tras un remate del colombiano Carlos Quintero que se fue a un lado, Oribe Peralta tuvo la más clara en un balón que le quedó de frente al marco en la entrada del área, pero no hizo un buen contacto y le regaló el esférico a Antonio Rodríguez.

Una nueva desatención de defensiva le costó el segundo gol a los de casa, en un centro por derecha de Raúl López a primer poste, donde Omar Bravo le ganó el movimiento a Goltz para conectar un gran cabezazo y dejar sin oportunidad a Muñoz, al minuto 38.

Todo parecía liquidado para los de casa, que, sin embargo, tomaron un segundo aire en una buena triangulación que dejó solo frente a Rodríguez a Quintero, quien fue derribado por Carlos Salcido cuando se disponía a definir, para que se decretara la pena máxima y roja para el ex jugador del Fulham de la Liga Premier de Inglaterra.

“Osvaldito” lavó un poco su error del primer gol al ejecutar con potencia su disparo y dejar sin oportunidad a Antonio Rodríguez, al minuto 43, para poner el 1-2 e irse así al descanso.

Para el complemento, el técnico Ignacio Ambriz no dudó en ir con todo al frente, sabía que era “matar o morir” y sacó a Javier Güemez para darle cabida al ecuatoriano Michael Arroyo.

Esta modificación, sin embargo, no tuvo el efecto que esperaba América, que se topó con un muro “rojiblanco” que se revolvía para mantener su ventaja y tratar de tener lejos de su meta el balón.

Desesperado por la falta de claridad de su equipo para abrir el cerrojo del “Rebaño Sagrado”, Ambriz ordenó los ingreso del juvenil Carlos Rosel e instantes después de Martín Zúñiga, en espera que el espigado delantero encontrara una por arriba.

América no cesaba de ir al frente y tuvo su recompensa con el gol del empate, el cual, sin embargo, fue mal anulado por un inexistente fuera de lugar de Oribe Peralta, acción con la que terminaron sus esperanzas de lograr el empate y así sufrir una derrota, en un partido que terminó con un conato de bronca entre Antonio Rodríguez y Osvaldo Martínez, quien quiso defender lo que no pudo en 90 minutos.

El arbitraje estuvo a cargo de Fernando Guerrero, quien tuvo una mala labor. Amonestó a Raúl López (16) y a Omar Bravo (35) por la visita. El colombiano Carlos Quintero (16), Paul Aguilar (37) y el paraguayo Miguel Samudio (89) vieron cartón preventivo por los de casa.