JESÚS HERNÁNDEZ TÉLLEZ
20 de agosto de 2016 / 11:52 p.m.

Cuando hay tantos goles en un partido de Primera División es porque la calidad de los delanteros es sublime, tipo Messi y Luis Suárez o que los errores dominaron en la cancha.

El Clásico de Jalisco, el duelo entre rojiblancos y rojinegros fue movido, vibrante y lleno de errores. Cuatro goles, dominio alterno en una cancha imposible en el primer tiempo y ya para el complemento mejoró la grama, mas no el espectáculo. Nada para nadie, aunque los Zorros pueden irse tranquilos con este empate en condición de visita, mientras que a los locales se la siguen jugando sin el Gullit Peña, antes de menos entraba de cambio, en la noche del sábado no contó Almeyda con él.

Chivas 2, Atlas 2.

El Clásico tuvo un invitado extra a este encuentro. La lluvia, un aguacero monumental cayó sobre el césped de la casa del Rebaño en gran parte del primer tiempo y eso impidió que los dos equipos dieran su mejor versión. Resbalones, patadas en exceso, juego cortado y errores que en otras condiciones no sucederían.

El partido se tenía que jugar porque sí, pero las condiciones no estaban idóneas. Al grado de que los dos tantos del primer lapso el pasto mojado ayudó a los que intentaron el gol. Par de goles, par de errores.

El Chelito Zaldívar se sacudió la malaria con complicidad del colombiano Barreiro quien se resbaló y dejó mano a mano al delantero de Chivas quien frente al marco no falló y aprovechó que Ustari quedó fuera de la foto y la colocó pegada al poste. Gol del Rebaño y pecado atlista, los locales se ponían adelante en el marcador ante la falla de Barreiro.

Los visitantes buscaban mediante pases largos las espaldas de los zagueros, pero no hacían daño. El empate llegó al conjugarse un acierto y un error. Flavio Santos se quitó de encima al Aris Hernández y disparó con potencia a primer poste, hay un ligero desvío del zurdo y el balón se lo come todo Rodolfo Cota. Gol que festejó la parcialidad rojinegra. Barreiro y Cota los villanos del partido hasta el descanso. Un empate emotivo, con pifias y un pasto imposible, pero para los dos y ambas escuadras fallando a la hora buena.

Para el complemento el Atlas recuperó las buenas sensaciones y le dio la vuelta con un remate de cabeza en un tiro de esquina.

Centro a primer palo que prolongan y con la frente el Gasolinero Barragán la mandó a guardar. Una débil marca al delantero del Atlas y los Zorros le dieron la vuelta a un partido que ponía tensa a la tribuna.

Almeyda buscó alternativas desde la banca y se olvidó del Gullit Peña. Uno de los refuerzos más caros del Rebaño no es tomado en cuenta. Mandó a la cancha al Avión Calderón y a Marco Bueno, con el marcador adverso el timonel del Rebaño mandó dos cambios ofensivos y el Gullit entrando en calor a un costado de la banca.

Qué momento futbolístico vive Peña Rodríguez que no es tomado en cuenta en un Clásico Tapatío, el equipo perdiendo y en el banquillo uno de los mejores jugadores mexicanos como el Gullit.

El empate llegó mediante otro error. Un pase al hueco al Chapo Sánchez y Luis Reyes regaló el penalti, cometió un error de kínder y le otorgó el tiro de castigo.

Pese que venían de cuatro fallas consecutivas, pero desde el manchón el Chelito Zaldívar marcó el gol de la igualdad. Se volvía a empatar el Clásico de Jalisco.
A los dos minutos el delantero del Rebaño se quitó a un par de rivales y tuvo para la voltereta y la entregó a las manos de Ustari, un tiro flojo de parte del Chelo quien tuvo para matar a los Zorros.

Después del error del Chelo Zaldívar el Atlas tuvo una gran oportunidad para recuperar la ventaja, pero Javier Salas definió sin fuerza y le dio chances a Cota para que evitara el gol, fue una jugada muy sencilla de definir y el ex jugador de Xolos le faltó colmillo para mandar a guardar ese balón.

Los últimos minutos fueron de respeto. El empate le vino bien a los locales y los visitantes tampoco arriesgaron buscando el triunfo. Noche llena de emociones, resbalones y goles. El Clásico Tapatío no tiene dueño. Pero la semana será larga por los rumbos de Verde Valle.