TOMÁS LOPEZ | @TOMASVICTOR10
30 de septiembre de 2017 / 11:06 p.m.

Al señalar que no era penal la jugada que marcó la diferencia, el técnico de las Chivas, Matías Almeyda, indicó que un empate hubiera sido lo justo en el partido sabatino contra los Tigres.

El estratega argentino lamentó la lesión sufrida por Alan Pulido que puede ser fractura del quinto metatarsiano del pie izquierdo, que dejaría fuera de actividad otra vez al delantero tamaulipeco.

“Realizamos un gran partido ante uno de los rivales más fuertes que tiene la liga por algo colectivo, algo individual y porque tiene un gran entrenador y creo que el empate hubiese sido justo”, señaló el técnico.

“Creo que hoy el equipo hizo un gran partido y después bueno, cómo terminó fue extraño, ¿no?... ¿no vieron ustedes lo que pasó el último minuto?”.

¿No era penal?

“Recién lo acabo de ver y no era penal”.

Recordó que los últimos meses la prensa habló de un penal que no se marcó en la final pasada, y ahora contestaba con la misma honestidad a la pena máxima marcada por el silbante, Fernando Guerrero.

Almeyda dijo que la lesión de Pulido se registró tras una entrada de Hugo Ayala, aunque destacó que el defensa central de los Tigres es un defensa limpio, que juega sin mala intención.

Almeyda declinó abundar sobre el roce que tuvo al final del encuentro con el futbolista chileno, Eduardo Vargas.

El entrenador dijo que ja sido de los mejores partidos ofrecidos por el Guadalajara en el torneo, aunque el tropiezo los aleja de las posibilidades de meterse a la liguilla.

“Tenemos muy pocos puntos, realmente no hemos ganado los partidos que deberíamos, estamos en una situación difícil pero como dije el otro día, mientras los números den, seguiremos hasta el final”, declaró el sudamericano.

AM