JESÚS HERNÁNDEZ TÉLLEZ
1 de enero de 2016 / 06:44 p.m.

A los 35 años de edad Carlos Salcido es el sostén e ídolo del Club Deportivo Guadalajara. A los 21 años debutó en Primera División sin tener formación profesional, “soy de los pocos que de una Tercera División pasó a la Primera”, dice al recordar sus tiempos cuando debutó con los rojiblancos y 14 años después señala que hubo momentos en que la fama se le subió a la cabeza.

“Me arrepentiría de esa, he hablado en algunas entrevistas que el futbolista de repente el despega los pies y se siente el que todas las puede y estás en esa nube, en su momento si me negué ir a jugar una Copa América con Hugo Sánchez (en 2007) y creo que ahí sí cambiaría ese rollo, ya pasó, pero si pensando que eres un profesional a esto te dedicas, es tu responsabilidad y más que es seleccionen su momento si cambiaría eso pero te repito creo que son cosas que me pasaron y cosas que en su momento te han hecho reflexionar, como fui honesto al momento de decir hasta aquí la selección y esas cosas y hasta ahí no tuve por problemas”.

Se le preguntó que dentro del futbol qué le gustaría olvidar y no volver a vivir y señaló que la eliminatoria a Brasil fue un infierno para él.

“Profesionalmente yo creo que lo que pasó la eliminatoria pasada fue algo muy complicado, difícil y por ahí hubo bastante presión estuvimos cerca de no ir al Mundial, yo creo que profesionalmente esa, después de ahí yo creo ha sido lo normal cuando estas en instituciones grandes y todo el rollo, nada más. Lo personal ahí lo dejamos”.

Salcido a sus 35 años puede presumir un par de títulos en Holanda, otro de Liga con Tigres y algunos con la selección nacional, pero dice que le hace falta una Copa con el Rebaño, para poderse ir con la mente en alto.

“Voy a tope, hermano, siempre he querido levantar el trofeo con Chivas Dios quiera y me permita hacerlo, estoy aquí para eso estoy tratando de lograr esa meta ese sueño y Dios quiera que me alcance el gas para estar aquí y llevarme esa satisfacción. No, yo creo que es más como siempre he pensado, cuando te vas a retirar o dejar esta profesión que ha sido muy bonito, siempre es bonito culminarlo con algo que siempre he soñado, siempre he querido que es ser campeón con el equipo que debuté y más lo que significa en esta institución”.

¿14 años después el futbol te debe algo?

“No, no, al contrario le debo muchísimo al futbol, hermano, le debo muchísimo, muchas cosas profesionales, muchas cosas personales, yo creo que ha sido una de las cosas más bonitas que me ha pasado en mi vida, el futbol junto con mi familia. Pero no lo cambio por nada, he aprendido bastante, me han pasado cosas muy padres, otras pesadas pero es parte del rollo, es un aprendizaje total”.

¿Lo malo no te tumbó?
“No, al contrario, creo que aprendes más de lo malo que de lo bueno y te vas dando cuenta de muchas cosas, a veces te dan ganas de repetirlo hermano, pero es parte del show”.

LÍDER DE VESTUARIO EN VERDE VALLE


Carlos Arnoldo Salcido afirmó que ahora tiene la consigna de ser un líder para sus compañeros, ser un ejemplo de cómo ser un profesional, pues junto con Omar Bravo es el hombre de más edad en el chiverío y hoy le toca llevar la carga sobre los hombros.

“Pues me toca ser de los viejitos ahora, se vuelve uno más viejo y hay que ver pero estoy en la misma, sabemos que tenemos un par de torneo que el equipo no puede estar peleando descenso cada año, no puede estar metido ahí, tenemos que suena trillado pero regresar al equipo a los primeros lugares, no tener esa presión, jugar y dedicarnos a disfrutar a tratar de darle satisfacciones a la gente y que vuelvan a creer en el equipo y se emocionen como el torneo anterior, eso es padre y los que estuvimos aquí lo vivimos y no queremos otra vez entrar en eso”.

Sobre la polémica de los naturalizados, Carlos Salcido señaló que no perjudican y dio un listado de elementos no nacidos en México que le han aportado mucho al país.

“No sé, mira te doy mi punto de vista yo estuve con gente como Sinha, Guille (Franco), Damián (Álvarez), Lucas (Ayala), Matías (Vuoso), Leandro (Augusto), es gente que la verdad mis respetos, que les aprendes bastante, muy profesional, gente que sigues ahí viéndola teniendo comunicación y son los que menos culpa tienen”.