RIGOBERTO JUÁREZ
11 de marzo de 2016 / 03:14 p.m.

Don Guillermo Sepúlveda batalla para abrir su puerta, para recordar algunas fechas y aguantar el sentimiento que le genera la actualidad de sus amadas Chivas. Pero hay algo que el Tigre no puede cambiar y ocultar: su odio al América.

A dos días de que el Clásico Nacional se escenifique en el Estadio del Guadalajara, el integrante del campeonísimo dijo sentir la misma animadversión hacia los colores azulcremas como en su época de jugador.

“Ni ganas (de haber jugado en América)…primero muerto, bonito me hubiera visto vestidor del América, me caen gordos, odio a ese equipo, me cae muy mal, han abusado”, inicia la charla uno de los máximos ídolos del Rebaño, quien se considera uno de los creadores de la gran rivalidad que paraliza al país.

Don Guillermo, ¿cómo surgió esa rivalidad con entre Chivas y América?
“Cuando estábamos en la selección mexicana, llegamos un día en la tarde a concentrarnos, y los jugadores del América nos gritaban: ‘ya llegaron estos jotos jalisquillos’, y yo, que era de los más fuertecillos del grupo, me arrimé a ellos para contestarles: ‘cállense méndigos chilangos mugrosos’, la verdad me porté muy grosero, y justo ahí empezó en gran parte ese pique, que posteriormente lo trasladamos a la cancha, comenzó entre chilangos y tapatíos (risas)”.

¿Cuál es el Clásico que recuerda más?
“Recuerdo un Clásico que nunca se me va a olvidar, fue en el Estadio Universitario, fue un corner a favor de nosotros, fui a rematar, me esperó el Pescado Portugal, me metió zancadilla y un golpe en el estómago, me tumbó, pero corrí detrás de él y lo alcancé y me desquité, pero llegó el árbitro y dijo ‘expulsado Guillermo Sepúlveda’,

“Yo no podía creerlo porque me habían golpeado a mí, me quería sacar el árbitro y no quise, me trajeron a la Policía, ellos me seguían de un lado para otro y no podían alcanzarme, pero al ya ir al vestidor, pasé por la banca del América y les dije: ‘con esta (camisa) tienen hijos de la chingada’, me la quité y se las aventé, afortunadamente ahí terminó todo porque me salvé de una madriza porque los ofendí, pero ahí aumentó más el pique. Fue en el Campeón de campeones de 1966, ganamos 2-0”.


¿Le duele ver al América con más títulos que Chivas?
“Esos títulos son como un billete falso, los ganaban con cambios a medio torneo, siempre se le buscaba algo para frenarnos, o buscaban mañas para que no quedara campeón el Guadalajara. Se autodenominan los campeonísimos, y sí, tienen ahora más triunfos que nosotros, pero ¿cómo los han logrado?, porque nosotros los logramos con buen futbol, con espectáculo, con puros mexicanos y ellos con puros dólares que se gastaban en extranjeros, pero jugando al tú por tú ningún equipo pudo haber tenido como nosotros”.

¿Qué diferencias encuentra entre los Clásicos de antaño y los de ahora?
“En algunos aspectos ha evolucionado el Clásico, la calidad de futbol ahora es más fina, hay cracks, más que antes, pero en aquella época también teníamos un gran equipo”.