Jesús Hernández
13 de agosto de 2015 / 12:20 a.m.

El momento que vive Omar Bravo tras los dos goles contra Monarcas es único, su hijo muestra mejorías y superó a Chava Reyes como máximo anotador del Rebaño. Día difícil de superar para el de Los Mochis.

"Significan la verdad para mí, me da mucha felicidad porque aunque es algo individual debo estar muy agradecido con bastante gente que ha formado parte de mi trayectoria en distintas etapas dentro del club en las que he sido muy afortunado porque por diferentes circunstancias he tenido esa oportunidad de estar en este equipo tan querido para mí".
Bravo agregó que después de estos 123 goles les toca seguir remando para salir cuanto antes de los problemas porcentuales por los que pasa Chivas.

"Estoy muy feliz porque es la primera vez que mi hijo viene a verme y por ganar un partido que necesitábamos, es lo más importante, después, estar en este equipo implica pelear por lo mejor en esta etapa en la que estoy ahora ha sido difícil por la situación porcentual del descenso y hay que darle duro y para adelante, este equipo está para pelear por ser protagonista y pelear un campeonato".

¿Qué sentiste en los goles, superas a Chava, un amigo?
"Entra un montón de cosas realmente tengo un gran respeto por su familia desde la vez que me dejaron despedirme de él estando en Atlas. Fue un gran detalle para mí, Chava siempre tendrá su lugar en el equipo simplemente por los campeonatos, la grandeza de este club se debe a Don Chava y todos su compañeros que le dieron historia al club, lo único que sentí fue emoción por ir ganando y porque sabía que mi hijo estaba en un palco, eso relativamente me emocionó, no sé si me alcanzará a ver jugar, me siento todavía con capacidad, cuánto tiempo, no lo sé pero ya se cansa uno".

¿Tienes muchos detractores, algún mensaje?
"No para nada, obviamente a veces la crítica es dura y uno tiene que sacar fuerzas del interior para enfrentar tantas cosas que se dice y es parte de este deportes, somos humanos y jamás salgo a una cancha a callar bocas, más allá de cualquier presión que ha existido a lo largo de mi carrera, no tengo rencores con nadie ni que callar a nadie, agradezco porque es parte del crecimiento y de este negocio".