GUILLERMO GONZÁLEZ
17 de enero de 2017 / 09:54 a.m.

Me queda claro que a la Liga Mx no le importa y no le interesa el comportamiento de los jugadores hacia los aficionados, ya que no abrió ningún expediente sobre las señas que Alan Pulido les hizo a los seguidores de Rayados.

El delantero de Chivas fue a burlarse y a calentar la tribuna del nuevo estadio Rayado, mostrándoles los cinco dedos de la mano en referencia a que Tigres acaba de ganar su quinto título en el futbol mexicano.

Tal vez los directivos de la Liga Mx no saben, no están enterados o no conocen la rivalidad que existe entre Tigres y Rayados.

Aquí en Monterrey competimos en una Liga de dos y jugamos contra los demás. Lo que hizo Alan Pulido es generar violencia. La seña hacia la tribuna debe ser merecedora a un castigo. No puede haber tanta irresponsabilidad en Pulido.

Les cuento que hasta el mismo Mohamed tuvo que encarar a Pulido y ponerlo en su lugar con un regaño en medio de las bancas. Por otra parte, Almeyda hizo lo propio con su jugador y le llamó la atención. Bien por los técnicos.

Así como abrieron el caso de Novaretti y ahora el caso de Castillo y Peñalba, yo les pido que abran este caso contra Pulido, ya que esta situación no puede quedar impune. Hay valores que no se pueden lastimar. El valor del respeto ha sido transgredido y tiene que haber una repercusión.

Los protagonistas no pueden estar incitando al público. No pueden generar violencia. Pulido no tiene imaginación de lo que hizo. Ha dejado las puertas abiertas para que los protagonistas se burlen del aficionado y comencemos una ola de problemas. Algo debe suceder.

Yo nunca antes había visto que un jugador se haya burlado de tal forma de un aficionado. En argentina a Teo Gutiérrez lo expulsaron por burlarse de los hinchas de Boca. Lo mismo le pasó a Tévez con los de River.

En México esto no lo pueden dejar crecer.