Rigoberto Juárez
27 de mayo de 2015 / 11:08 p.m.

El Guadalajara logró la permanencia en el máximo circuito a un alto costo. Si bien en el aspecto deportivo lograron el cometido de evitar el descenso, la inversión que se realizó para la misma no tuvo los frutos que se esperaba.

Debido a que enfrentarían un año complicado, la entonces directiva encabezada por Rafael Puente apostó a contratar gente experimentada, probada y con un alto costo en el mercado.

Millones de dólares se invirtieron, pero dentro del terreno de juego hubo pocos resultados.

De cara al Apertura 2014, el Rebaño anunció con bombo y platillo la compra de Ángel Reyna en una suma cercana a los 5 millones de dólares.

Pero la inversión no tuvo buenos dividendos. El delantero a penas sumó 26 juegos con el Rebaño en el último año, jugando 1378 minutos y anotando un gol en Liga. Sus constantes lesiones y bajo nivel le impidieron ser un referente rojiblanco.

Con 34 años y títulos en Santos y Tijuana, Fernando Arce arribó al Guadalajara a mediados del 2014. Su compra no fue tan alta como la de Reyna, pero si significó poco más de 2 millones de dólares por sus servicios. En su primera campaña el volante fue de los más regulares con minutos y tres goles, pero a la llegada de José Manuel de la Torre fue borrado. A penas disputó 25 juegos y 1673 minutos.

La anterior directiva sorprendió a propios y extraños al comprar al volante David Toledo. El futbolista surgido en Pumas, dejó Chiapas para vestirse la camiseta del Guadalajara, misma que sólo defendió en 18 ocasiones en la Liga y en 1155 minutos. Su adquisición cercana a los 2 millones de dólares fue un verdadero gasto para la institución.

Aunque Alberto El Guamerucito García no fue adquirido, su préstamo por un año al Guadalajara será poco recordado. La idea de la dirigencia rojiblanca era que el delantero despuntara y consolidara su carrera como lo hizo su padre, pero al final de cuentas sólo jugó dos partidos en la Liga y disputó 33 minutos, por lo que reportará en las próximas semanas con Atlante.

Para esta campaña, ya con Néstor de la Torre como responsable de la presidencia, Chivas decidió realizar la compra bomba con la llegada de Isaac Brizuela. Jorge Vergara pagó por él 100 millones de pesos, sin embargo, su torneo fue de regular a malo, al jugar 16 encuentros, 1391 minutos y sin anotaciones. En la recta final del torneo un desgarre muscular le impidió jugar la Liguilla.

Con la intención de enriquecer su ataque, el Guadalajara consiguió el préstamo de un torneo de Érick Torres, figura de la MLS y quien pertenece al Houston Dynamo. Sin embargo, dentro del terreno de juego el Cubo sólo jugó cinco partidos de Liga, donde anotó par de anotaciones claves ante Puebla. Con 595 minutos ya regresó a la Liga Norteamericana.


David Toledo 18 juegos 1155 min 0 gol

Fernando Arce 35 años 25 jj 1673 min 3 gol

Ángel Reyna 26 jj 1378 min 1 gol 1 roja

Érick Torres 5 JJ 595 MIN 2 Goles

Isaac Brizuela 16 jj 1391 min 0 goles

Alberto García 2 juegos 33 min