JESÚS HERNÁNDEZ TÉLLEZ 
3 de noviembre de 2016 / 07:26 p.m.

Corrían los últimos minutos de la final por la Copa MX y hubo una jugada desafortunada que dejó mal parado al Chelo Ángel Zaldívar.

Chocó con Jaime Gómez y el tapatío se llevó la peor parte, ya que después de los análisis al delantero del Rebaño, salió a la luz que el ariete tapatío tiene una fractura en la nariz y tendrá que pasar por el quirófano y los primeros diagnósticos indican que será dos semanas de baja, de entrada no tendrá participación este fin de semana ante los Esmeraldas de León y después se atravesará la fecha FIFA y eso servirá para poder recuperarse y ver si tiene acción en la última jornada cuando reciban a los Rayos del Necaxa.

El Chelo Zaldívar ha tenido un semestre donde ha sido titular indiscutible con la entidad rojiblanca, es un elemento del gusto completo del técnico Almeyda y ahora el timonel tendrá que implementar alguna variante para el duelo del sábado ante los verdes.

Ahora sin Zaldívar el ataque del Rebaño tendrá a Alan Pulido como titular acompañando a Marco Bueno, quien en los últimos partidos se ganó el puesto en el ataque. Nuevamente las lesiones vuelven a darles dolores de cabeza a Almeyda. En teoría Matías quería tener a Zaldívar y a Pulido en el ataque, pero no han podido jugar juntos y el que ha sabido aprovechar las oportunidades es Marco Bueno, quien ya lleva dos goles en el actual certamen.

Este viernes por la mañana operarán a Zaldívar de la nariz en el hospital donde se atienden los jugadores de Chivas y en los primeros días se sabrá la magnitud de la fractura y el tiempo que necesitará para el regreso a las canchas.

En el caso de Jesús Sánchez también será baja por su piquete en el muslo derecho, el lateral se perderá el duelo en El Bajío y el Pelado tendrá que improvisar a alguien por esa pradera. Poner a Miguel Basulto o a Oswaldo Alanís, aunque ninguno de los dos es un lateral nominal, o la otra es ponerlo a Miguel Ángel Ponce, quien puede jugar a perfil cambiado. Esos son los problemas que tiene el Rebaño en la lateral derecho, ya que nadie trae el nivel del Chapo, pues se convirtió en indispensable en la línea de cuatro del Pelado.