17 de febrero de 2015 / 05:01 a.m.

Monterrey.- La identidad del chofer que conducía el autobús que chocó contra el tren el pasado 13 de febrero en Anáhuac, está en duda de acuerdo al testimonio de un empleado de la misma empresa de auto transporte.

El hombre que pidió el anonimato y se identificó como empleado desde hace dos años de Transportes Frontera,  señaló que el detenido por la marina, Jesús Carlos Fernández Rico,  no tiene relación con la empresa Transporte, versión que no ha sido confirmada oficialmente por la compañía.

El entrevistado, señaló que el conductor de la unidad era en realidad Ángel García Ávila de quien se desconoce su paradero.

“En el trabajo nos comentaron que esa persona es totalmente ajena a la empresa y para corroborar lo que estoy diciendo, simplemente que lo rastreen en el seguro, si esa persona es trabajador de grupo Estrella Blanca”, señaló.

Así mismo, dijo que en la zona donde ocurrió la tragedia y donde se dice que el chofer, le quiso ganar el paso al tren, es un  punto donde opera la delincuencia organizada.

Tratando de dar una explicación a lo ocurrido, afirmó que su compañero debió tratar de evitar un asalto y por eso, no hizo alto ante el paso del tren.

“Eso no es posible, el tren lo ves porque son alrededor de cinco kilómetros a lo mejor, más o menos, pero tú vas manejando  al par de los rieles, hace una curva la carretera y luego ya cruza los rieles, entonces al tren lo debió haber visto forzosamente  al ir manejando él a la par del tren, pero desgraciadamente en ese punto donde te toca hacer alto en los rieles, ahí es donde están los malitos cuando te paran

“No lo presumo, lo aseguro de que trató de evitar el robo y llegar al retén militar que está a aproximadamente 2 kilómetros pasando los rieles”, aseguró.

Aunque también denunció que los robos y las extorsiones en las carreteras que convergen hacia la frontera no sólo los comete la delincuencia organizada.

“El pan de cada día tanto federales, como militares, policías  de cualquier estado del país,  sirven para extorsionar; cuando vean un autobús parado, no es tanto porque están investigando, no, están buscando a ver si hay centroamericanos para extorsionarlos”, afirmó.

Ángel García Ávila, quien presuntamente está desaparecido, tiene un antecedente de accidente, de acuerdo a una nota periodística publicada el 22 de julio del 2013, la cual señala que al evitar atropellar a un enfermo mental, invadió carril y chocó de frente contra una camioneta en la carretera Valles-Tamazunchale.

El accidente  que ocurrió el pasado 13 de febrero, cobró la vida de 12 mujeres, seis hombres y tres menores de edad que viajaban bordo de la unidad, donde además las autoridades reconocieron un sobre cupo de pasajeros.

FOTO: Marcial Pasarón

GUADALUPE SÁNCHEZ