CORTESÍA DE MINELLI ATAYDE ZARCO | @LAAFICION
27 de abril de 2016 / 12:55 p.m.

Luego de los actos violentos del fin de semana en el duelo entre Santos y Tigres, varias voces se han pronunciado al respecto y sobre los temas que deriven de ello. Gabriel Regino, abogado penalista y quien fuera subsecretario de Seguridad Pública del entonces Distrito Federal (en los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard Casaubón), señaló que los clubes no han querido gastar para mejorar la seguridad en los partidos de futbol.

"Seguimos en lo mismo, porque no hay una voluntad definida de los dueños de los clubes por gastar sus ganancias en la seguridad de los aficionados, entonces es un tema terrible. No quieren gastar en la credencialización de las barras, no quieren gastar en hacer padrones, quieren quedarse con todo el negocio, como de costumbre", dijo a La Afición.

Además, resaltó que "a ellos no les importa lo que suceda en las gradas ni en la calles, sino lo que se lleven a su bolsillo, mientras esto siga así y mientras la autoridad no los meta en cintura, no vamos a avanzar para frenar la violencia en el deporte, no con leyes ni con llamados a misa, porque parecieran ser los todo poderosos ellos de este circo romano que entretiene a la población y la mantiene ajena a una realidad".

En todo momento hizo hincapié en que se ha tomado con desdén, entre otras cosas, que grupos de animación se reten en redes sociales, no se analiza qué grupos representan un alto riesgo para la integridad, no solamente de las aficiones, sino a los que van a un espectáculo familiar.

“Hay que tomar en cuenta los niveles de violencia que tenemos en el país. El acoso sexual a las mujeres es terrible, es parte de la violencia que tenemos. Las amenazas en redes sociales son parte de la violencia, los desaparecidos, otra expresión. Los partidos también, es lo mismo”.

Al ser cuestionado sobre si las autoridades se acercaron a los equipos para explicarles qué es lo que se requiere para avanzar en la meta de erradicar la violencia en el balompié azteca, dijo que “eso ya lo sabe la Federación desde hace más de diez años, a mí me tocó hacerles la propuesta de todo lo que se tenía que hacer en otros términos, como implicaba gasto económico, como implicaba credencialización y control no se pudo, ahí están las consecuencias”.

Además, se le recordó que muchas veces no hay castigos severos para estos actos que ocurren en los estadios: “Podemos crear muchas leyes, pero esto es más de controlarlos, decirles ‘a ver señores, esto es un negocio privado, cuánto están pagando de impuestos, número dos, cuánto están destinando para la seguridad de los entornos’. Mientras se vendan los derechos de televisión, mientras haya comerciales, lo demás no importa, no trasciende”.

Al final, explicó que la mejor solución para el tema es que “alguien con poder los sentara y les dijera, ‘si quieren preservar el negocio del futbol, van a aportar para que haya vigilancia, para que haya cámaras, para que haya seguimiento, coordinación con las autoridades policiales municipales, estatales, federales”.

Regino dejó claro que “no puede ser que por un partido de futbol se le carguen al Estado todos los gastos que implica la vigilancia en un partido, dejan desprotegida a la ciudadanía. Ojalá los clubes dejaran de regalar los boletos a los líderes de las porras, que estuvieran credencializados para que supieran a quiénes invitan a los partidos, que hubiera esquemas de entradas y salidas, protocolos, custodios de las porras que vienen de un estado hacia otro”.