4 de febrero de 2015 / 03:16 a.m.

Guadalupe.- Mientras el homicida de la adolescente Paola Jaqueline Loredo espera que las autoridades le resuelvan su situación legal, familiares de la víctima dijeron esperar que se aplique la justicia.

Aunque declinaron dar entrevista, indicaron que la joven fue víctima de abuso sexual, y rechazaron las declaraciones que el detenido rindió ante el Ministerio Público.

Paola Jaqueline Loredo Palacios, de 16 años, habitaba en el Andador Palermo de la colonia Fovissste Talaverna, en Guadalupe, a unos seis kilómetros de donde fue encontrada asesinada, en el sector de La Encarnación, en Apodaca.

Se buscó dialogar con su mamá, Paola Palacios Ojeda, de 31 años, pero ella prefirió reservarse.

Trascendió que el cuerpo de la menor sería cremado la tarde del martes, mientras la Policía Ministerial continúa con las investigaciones.

Una fuente allegada al caso indicó que Paola Jaqueline creció en un ambiente familiar un tanto desintegrado.

Solía salir a altas horas de la noche a pesar de no contar aún con la mayoría de edad.

Se supo que a los 13 o 14 años, cuando cursaba el segundo grado de secundaria, se fue a vivir con un chico de su edad, pero sus padres fueron por ella y la regresaron a su domicilio.

Loredo Palacios desapareció la noche del sábado 24 de enero, cuando le dijo a su mamá que iría a la fiesta de una amiga en Apodaca.

Sus seres queridos presentaron la denuncia el día 26, y fue hasta el domingo 1 de febrero que un anónimo reportó a la Policía el hallazgo de un cuerpo en la zona de La Encarnación.

Los restos, cuyas características coincidían con las de Paola Jaqueline, estaban a la intemperie en un baldío de la calle Rogelio Mayorga, casi en su cruce con José Ovallle, colonia El Campestre.

En condiciones de descomposición, la víctima estaba completamente desnuda y presentaba golpes diversos, principalmente en la cabeza.

Más tarde se confirmó que se trataba de la joven reportada como desaparecida, y que murió a causa de una contusión profunda de cráneo.

Al día siguiente, el lunes 2 de febrero, las autoridades realizaron la captura de Erick Bladimir Rodríguez Castillo, de 18 años, como supuesto responsable del asesinato.

Rodríguez Castillo fue sorprendido por agentes ministeriales en posesión de varias dosis de cocaína, y en los cuestionamientos terminó por confesar el caso de la jovencita.

En sus declaraciones aseguró haber golpeado a la menor al disputarse la propiedad de una botella con solvente químico, después de que sostuvieron relaciones.

Sin embargo y por las evidencias del hecho, las autoridades suponen que el sujeto forzó a Paola abusó sexualmente de ella.

FOTO: Israel Santacruz

AGUSTÍN MARTÍNEZ