CORTESÍA DE RUBÉN GUERRERO ATILANO | @LAAFICION
23 de julio de 2016 / 07:03 p.m.

El plantel de Pumas saltó a la cancha del estadio Azul en punto de las 16:22. Cuerpo técnico, entrenador de porteros, preparador físico, todos estaban ahí. Un par de minutos después lo hizo Cruz Azul, que desde luego se llevó la ovación de su público, el cariño de la grada y los aplausos de sus fieles, estoicos desde sus butacas, y ávidos para presenciar el duelo que les esperaba. Los fanáticos de Pumas, reducidos en comparación de los locales.

Previo al duelo, incluso parecía intencional el número de canciones que reproducía el sonido local. Desde Metallica hasta Iron Maiden, el Azul se convirtió en sala de conciertos de rock, pero sobre todo, en música que como lo ha confesado el propio Francisco Palencia, son de sus favoritos. El escenario estaba puesto. Paco salió serio al banquillo, parecía que no habría saludo Tomás Boy, pero fue el visitante quien cedió y se acercó para la cortesía.

Universidad repitió formación (4-2-3-1), y en lugar de Saúl Berjón, Fidel Martínez ingresó al campo. Cruz Azul incluso se dio oportunidad de debutar a Julián Velázquez, el central argentino, ante las dolencias musculares de Enzo Rocco, el nominal titular en la zaga celeste. Jugaban a distintas estrategias. La Máquina destilaba vértigo y esperaba contragolpes, mientras que Universidad trataba de asociarse, de romper líneas con pases cortos, pero a profundidad.

Con el correr del cronómetro, los papeles tendieron a invertirse, y aunque Cruz Azul seguía generando la sensación de peligro cada vez que cruzaba tres cuartos del campo, Pumas comenzó a presionar más delante de donde lo hacía originalmente. Al 29', en una jugada en la que Joffre Guerrón quedó cómodo frente a Palacios, este voló el balón ante la salida del arquero. La visita tenía el balón, pero no sabía qué hacer con él.

Al 34', Pumas logró conectar hasta el área de Jesús Corona y ahí, Eduardo Herrera retrasó para Javier Cortés, que apareció sin marca; el contención mandó elevada, ligeramente, la pelota por encima del arco. Avisaban. Cruz Azul respondía. Guerrón intentó una, dos y hasta tres ocasiones por la banda derecha, venciendo en un duelo de marca a Luis Fuentes y Darío Verón, respectivamente. Demasiado análisis y 45 minutos sin goles.

Para el complemento, Palencia mandó a la cancha a Jesús Gallardo, en sustitución de Eduardo Herrera. Con este movimiento, Fidel Martínez pasó a ser el eje de ataque. Ambas escuadras se vieron más agresivas, más dinámicas al frente y con mayor ánimo de quedarse con los tres puntos. Apostaban por un triunfo, por lograr un gol, aunque fuera, que les diera la victoria. Al 72', Cristaldo obligó a 'Pikolín' a estirarse al máximo para impedir el primer tanto celeste.

No hubo tiempo para más, pese a que la esencia final fue ofensiva para los dos bandos. Cruz Azul y Pumas repartieron puntos en el regreso de Palencia al estadio Azul; La Máquina sumó su segunda igualada consecutiva y Universidad se mantiene sin conocer derrota en los primeros 180 minutos de juego; sin embargo, no se puede ocultar que los dos quedaron a deber.