MICHEL CRUZ - CORTESÍA LA AFICIÓN
19 de abril de 2016 / 04:37 p.m.

Los problemas no dejan en paz a Joffre Guerrón, suspendido durante el partido frente a Santos al acumular dos amonestaciones y por faltarle el respeto a los árbitros. La sanción determinada fueron dos juegos para el ecuatoriano, quien suma otro incidente a su carrera, si bien sobresaliente, llena de polémica desde sus inicios como jugador en su país natal.

La primera de ellas sucedió durante la Serie A de Ecuador en el 2004, cuando "Dinamita" abandonó sin autorización al Sociedad Deportiva Aucas de Quito, excusándose con que el club no cumplía sus expectativas deportivas ni económicas, por lo que probó sin éxito en el Boca Juniors, donde no pasó como jugador de reserva en las categorías inferiores.

En 2008, cuando militaba con el Getafe, tuvo altercados con sus compañeros de equipo Lucas Licht y Fabio Celestini, hechos que justificó durante una entrevista en una emisora de radio ecuatoriana: "Él me trató mal. Me insultó y yo sólo respondí. Yo nunca he dado problemas. La prensa española lo toma todo a mal y todo lo exageran". Fuertes declaraciones complementadas con un "mis compañeros me tienen envidia" cuando le preguntaron sobre la relación con sus compañeros en el vestidor.

Guerron - Getafe

Sin embargo, los conflictos más famosos llegaron con el arribo del dorso número 9 a México, cortesía de un traspaso a Tigres.

Guerrón se volvió en el primer expulsado del Clausura 2015 tras 89 minutos de juego, el cual perdieron por un gol contra el Atlas durante la jornada 1 del torneo. Ricardo Ferretti no tardó en manifestar su disgusto por el comportamiento del ecuatoriano, el cual costó la primera victoria para los felinos en dicha campaña. "Ya hablé con él, lo mismo hicieron Hugo y Miguel Mejía, todos ya hablaron. Son jugadores que tienen una forma de jugar al futbol muy marcada y es difícil quitarles algunas costumbres que llevan desde hace mucho tiempo, ya no es un jovencito que nosotros podemos llevar de la mano, ya lleva mucho tiempo jugando".

Guerron

Otro caso se dio durante el duelo de octavos de final de la Copa Libertadores 2015 entre la U de Nuevo León y el Universitario de Sucre, cuando el delantero discutió con su compañero Guido Pizarro, a quien terminó dándole un empujón. Tras este incidente, el "Tuca" lo sustituyó por Enrique Esqueda, autor de uno de los dos goles con los que el conjunto regio saldría triunfante sobre los bolivianos.

Guerron Guido

Tras la llegada del equipo a la final de la Libertadores entre Tigres y River Plate, Guerrón no jugó el partido de ida debido a que enfermó de amígdalas. La polémica se dio una vez más cuando una foto circulaba en redes sociales. La instantánea mostraba el vehículo del jugador se encontraba estacionado en un espacio exclusivo para discapacitados, por lo que las críticas no se hicieron esperar.

El 9 de agosto, a través de su cuenta de Twitter, "Dinamita" manifestó su inconformidad por los pocos minutos jugados en la final de la Libertadores y la tercera jornada del Apertura 2015, a lo que Alejandro Rodríguez, presidente del club, respondió tajante: "Él quiere jugar y va a jugar cuando el cuerpo técnico así lo considere y debe haber una disciplina, un orden y comunicación. Lo que no puede suceder que haya inestabilidad en el equilibrio que ya hemos logrado".

A pesar de coronarse en el Apertura 2015, el ecuatoriano no se libró de otro escándalo. Cuando el jugador publicó una foto donde posaba con Ricardo Ferretti mientras agarraban la copa, Israel Jiménez aparecía en el fondo completamente desnudo. Tras la polémica levantada, Guerrón se vio obligado a bajar la fotografía y subir una versión donde ya no salía nada.

Las asperezas con Tigres siguieron y la salida del ariete era inminente y muy pocos equipos querían arriesgarse con él. Juan Pizzi, en ese entonces entrenador de León, no mostró interés por sus servicios debido a que el español buscaba elementos disciplinados para reforzarse.

Sin embargo, el Cruz Azul arriesgó al traerlo a sus filas vía draft con un contrato de dos años con opción a compra definitiva. En ese momento, Guerrón se volvió en uno de los fichajes más importantes del conjunto de Tomas Boy.

Todavía no firmaba con la Máquina Celeste y la nueva adquisición ya cometía su primera indisciplina con el club. Guerrón no se presentó a practicar en las instalaciones del equipo, aun cuando necesitaba hacerlo para firmar el contrato que lo avalaba como jugador cementero. El ecuatoriano había pedido un permiso para asistir a un homenaje que la Conmebol le hizo dentro del sorteo de la Libertadores, pero se tomó unos días de más antes de presentarse en La Noria. Incluso en las primeras semanas de entrenamiento, el ex tigre solía ser de los últimos elementos en llegar, algo que el entrenador calificó como la causante de que la adaptación del delantero al equipo no fuera rápida.