JAIR RAMOS | @JAIRMULTIMEDIOS
23 de septiembre de 2016 / 07:03 p.m.

Luego de su paso de altibajos durante el Apertura 2016, Cruz Azul llegó a suelo regio comandados por su entrenador Tomas Boy, el estratega portando lente obscuro atendió a los medios de comunicación quienes le cuestionaron sobre el difícil duelo ante Tigres y su continuidad en La Máquina.

"Es un partido durísimo, vamos contra el líder general de la competencia y eso lo hace muy difícil.

"El presidente es el presidente y él puede decir lo que quiera decir, si el quiere que pongamos al mejor once pues tiene razón, tiene razón, ahora yo les quiero decir en mi humilde opinión que no tiene los puntos de acuerdo al fútbol que ha desarrollado en el terreno de juego", dijo.

Sobre si hay o no presión con este equipo por no ganar, El Jefe señaló.
"Sí hay mucha presión, porque este es un equipo que siempre quiere ganar, Cruz Azul siempre sale a ganar los partidos y el adversario es un adversario muy muy calificado, de todos es conocido y en su casa pues más, es un duelo que tiene sus dificultades", añadió.

El Estadio Universitario seguramente otra vez recibirá de buena manera a Tomás, un ídolo como jugador auriazul de antaño y quien siempre recibe muestras de un cariño que es mutuo, según el propio estratega.

"Es un matrimonio indisoluble. Yo considero que sí (Monterrey es su casa) aquí viví veintiocho años, aquí jugué, fui feliz en Monterrey", argumentó.

Sobre André-Pierre Gignac, Boy tiene un concepto sobre si es o no el mejor jugador de la Liga.

"Bueno, es un gran delantero; ahora, el mejor jugador de la Liga, ese es tu gusto. Fantástico jugador, pero el mejor jugador de la Liga... Hay varios, ya hemos jugado contra él dos veces, el primer partido jugó bien, pero no pudo. El siguiente partido metió un golazo", finalizó.