LA AFICIÓN
9 de junio de 2017 / 11:40 a.m.

Jordan Silva jugó muy poco en el último año, es más, casi nada. El zaguero apenas acumuló 259 minutos durante el Apertura 2016 y Clausura 2017, estuvo en cinco juegos, pero solo completó dos. De ser una de las promesas más importantes del Toluca, pasó a ver los juegos en la tribuna al no ser del gusto de Hernán Cristante.


“Es justo lo que estoy buscando, el competir, pelear, cosa que en Toluca ya era un poco difícil pues al final ni a la banca salía, y eso es lo que buscó, el pelear y ganarme un puesto, seguro será una competencia muy sana donde debo mostrar mi capacidad; aquí hay que hablar del beneficio del equipo, y daremos lo mejor”, señala en entrevista con La Afición.

En sus primeras palabras como jugador celeste, Jordan reconoce que se siente afortunado y enfatiza que sabe muy bien de la presión que hay en Cruz Azul y que esta nueva oportunidad no la puede dejar ir.

Tampoco esconde su alegría: “Ir de un equipo grande a otro es cumplir un sueño que la verdad me hace sentir afortunado y dichoso, como siempre pienso en dar lo máximo al equipo que voy, mi mayor compromiso, voy con toda la ilusión. Me siento comprometido con el equipo, vengo a aportar lo mayor que pueda, dar lo mejor de mí, sudar la camiseta que es lo que la gente quiere; es una gran institución que exige y el jugador debe de entender eso”.