EDUARDO ESPINOSA
11 de marzo de 2016 / 07:33 a.m.

Tomás Boy no se retracta. Solo aclara que su crítica (al referirse como fascista al himno) no iba en contra del cántico o de la propia UNAM; sin embargo, mantiene su opinión y volvió a manifestar su enfado hacia el protocolo que tiene Pumas antes de sus juegos como local.

"Lamento mucho que haya ido en ese tenor. Me gustaría decir que no iba al himno en sí, sino a todo el ritual que, desde mi punto de vista, retrasó el partido. No solo lo interpreto yo (como fascista), hay otras autoridades literarias que se han manifestado en ese tenor de que se puede interpretar de otra forma".

Incluso, descartó que su crítica vaya hacia la UNAM: "Pero en nada tiene que ver la Máxima Casa de Estudios, la cual respeto, admiro y además es mi alma mater, eso no tiene que ver; yo solo me refería a un protocolo, un ritual que se hace antes de los partidos y que está prohibido por Concacaf, pero bueno, a eso me refería, la posición de los jugadores en el terreno de juego puede interpretarse de muchas formas".

El entrenador de Cruz Azul señaló que no siente que se haya equivocado al usar el término fascista, pues varios escritores han externado ese mismo punto de vista.

"Se puede interpretar como tal y yo di mi opinión al respecto en ese sentido, y no solo lo interpreto yo, hay otras voces literarias importantes en el país que lo manifiestan de esa forma, entonces no puedo decir que me equivoqué. No es contra el himno, tal vez lo dije mal, porque debí haber dicho que es el ritual en general".

También Boy alegó que es pesado jugar a mediodía y esperar más minutos para que Pumas entone su himno se le hace incorrecto.

"No espero nada (ningún castigo), hay libre expresión en este país. Ahí queda, en esto no tiene que ver la Universidad. Este protocolo puede ser interpretado con mis palabras, nosotros lo tenemos que escuchar a fuerza, además todos los equipos se quejan de esto".

SE SIENTE PERSEGUIDO

Luego de cumplir una sanción de dos juegos, por su festejo ante América, Tomás regresará a la banca de Cruz Azul; sin embargo, el timonel no sabe si podrá seguir manifestándose como él suele hacerlo, ya que considera que a él se le presta mucha atención.

"La esencia no cambia, aunque siento que estoy un poco perseguido por algunas...en mi expresión, el día del América, no me refería a nadie en especial, simplemente así me expreso cuando tengo mucho gusto, sino no sería yo, esa esencia no se va a ir; ese día me enganché tontamente en la banca del América, pero yo no celebré contra el América, simplemente me enganché. He visto otro tipo de manifestaciones de otros entrenadores que no están tan cerca de los medios de comunicación que son excesivas. Me parece exagerado toda esta visión hacia mi persona, pero no tiene nada que ver, acepto lo que viene".

LA PRESIÓN POR EL TÍTULO ES UN LASTRE

El buen paso que ha tenido Cruz Azul, tanto en la Liga como en la Copa, hace pensar que se perfile como un candidato, pero Tomás le pone freno a estas expectativas y señaló que pensar en el título se puede volver un lastre.

"Hay que ir paso a paso, yo no me meto el título en la espalda porque es un lastre muy duro que manejar y yo creo que los jugadores en este equipo nuevo no deben meterse ese tipo de lastre porque pesa a la hora del rendimiento, pero estamos tranquilos y sabemos que si vamos con este paso estaremos cerca de disputar ese título".