NOTIMEX
13 de febrero de 2016 / 11:38 p.m.

Con buen aporte del atacante colombiano Luis Quiñones, Pumas de la UNAM dejó sin premio a Dorados de Sinaloa, que mostró mejoría, y lo venció 3-2 para regresar al triunfo en Liga MX y se dijo listo para la Copa Libertadores de América.

En actividad de la fecha seis del Torneo Clausura 2016, Universidad Nacional volvió a saborear el triunfo, después de tres juegos seguidos sin hacerlo, gracias al autogol de Jesús Chávez, al minuto seis, propiciado por una acción de Quiñones, quien además hizo un doblete a los minutos 15 y 68.

El colombiano Yimmi Chara, al 47, y Freddy Martín, al 69, hicieron los goles del Gran Pez, que al menos ya se hizo presente en el marcador en esta competición, aunque se quedó con las manos vacías ante su afición en el estadio Banorte.

De este modo, Pumas llegó a ocho unidades en Liga MX y ahora deberá cambiar el chip ya que el jueves inicia su participación en la Libertadores contra Emelec. Sinaloa, por su lado, continuó sin puntos y es último de la tabla general y de cociente, por lo que el descenso cada vez lo tiene más cerca.

Dorados y Pumas llegaron a este partido con la amplia necesidad de ganar para encaminarse a sus objetivos, aunque sin duda la urgencia recaía más del lado local al jugarse la franquicia en la máxima categoría del balompié mexicano.

Sin embargo hoy fue una muestra más de estar condenado al descenso y salvo un milagro la salvación estará del lado.

El cuadro sinaloense ni siquiera había hecho gol en el certamen y el primero que hace fue en propia meta, una mala barrida de Jesús Chávez culminó un buen desborde de Quiñones por el costado izquierdo para el 1-0 auriazul.

El uruguayo Matías Britos de todos modos empujó el balón a las redes para disipar dudas, pero ya era autogol.

Así sin mucho esfuerzo la suerte estuvo del lado de Universidad Nacional, incluso cuando su rival se acercó a la meta de Alejandro Palacios, quien en una mala atajada dejó el balón a la deriva pero Néstor Vidrio tuvo una falla garrafal a bocajarro que hubiera sido el empate local.

El error lo pagó caro el Gran Pez debido a que Luis Quiñones, quien ya le ganó la partida en el once inicial de Pumas al ecuatoriano Fidel Martínez, desbordó por izquierda, dejó a dos rivales en el camino y disparo raso de zurda para dejar sin opciones a Luis Michel, así cayó el 2-0 universitario, un balde de agua fría para Dorados.

Mientras Quiñones se convirtió en el primer jugador colombiano en hacer gol para el equipo del Pedregal en su historia, del otro lado, el argentino Milton Caraglio seguía sin responder para la causa sinaloense y a la media hora de juego perdonó a la visita.

La injusticia a la enjundia que había demostrado el cuadro local en el primer lapso pareció acabar y en el complemento por fin anotó a favor en este Clausura 2016, el gol lo hizo el colombiano Yimmi Chara, quien de manera sutil elevó el balón por encima de un adelantado “Pikolin” Palacios para una gran anotación, que significó el 2-1.

Motivado por el gol y con la obligación de al menos rescatar el empate, Dorados asumió los riesgos, adelantó líneas y fue capaz de preocupar la meta auriazul con intentos de Caraglio, Fernando Arce y Martín Zúñiga, lo que obligó que el técnico visitante Guillermo Vázquez poblara más el mediocampo para despertar a su equipo.

Con las modificaciones y con un gran Quiñones, Pumas calmó el ímpetu de Dorados gracias al segundo tanto del cafetero y el 3-1 favorable a los felinos, tras controlar un balón elevado dentro del área y definir ante la salida de Michel.

No obstante, el juego para nada estaba definido dado que el Gran Pez reaccionó en un santiamén y Freddy Martín concretó un mal rechace de Palacios y la defensa para apretar el encuentro 3-2. Después el recién ingresado Daniel Arreola dejó escapar el empate con disparo potente que se fue por encima del horizontal.

Con el conjunto de Sinaloa volcado al frente y un Pumas que no se animó a contragolpear y prefirió guardar el balón cada vez que pudo, concluyó un buen partido, que sin duda dejó cabizbajo al equipo de casa, que hubiera elegido jugar mal y ganar.

El árbitro del encuentro fue Luis Enrique Santander, quien tuvo una labor irregular, y sólo amonestó a Carlos Pinto, de Dorados, y a Eduardo Herrera, de Pumas.

Yimmi Chará