NOTIMEX
24 de diciembre de 2016 / 11:34 a.m.

Jaguares de Chiapas continúa sufriendo los estragos de los problemas internos con los que inició el 2016, pues el impago de salarios a jugadores y cuerpo técnico devino en un par de torneos irregulares que lo llevaron a inmiscuirse seriamente en el tema del descenso, e incluso, de la desaparición.

La inestabilidad financiera que padece la directiva del club chiapaneco impactó en el trabajo de los estrategas que estuvieron al frente del equipo, principalmente del argentino Ricardo La Volpe y del paraguayo José Cardozo.

El pampero estuvo al frente del equipo solamente dos torneos, el Apertura 2015 y el Clausura 2016, con muy poco espacio de maniobra, ya que por el problema monetario se le complicó cumplir con los objetivos de la institución.

Ya desde entonces los directivos del club tuvieron algunos problemas para armar bien al equipo, lo que impidió al ahora técnico del América poder conformar una plantilla que volviera al protagonismo e incluso a las liguillas.

Pero eso no fue todo, ya que el mismo estratega se atrevió a comentar que en Jaguares “no tenían ni para comprar un refresco”, y los futbolistas amenazaron con no jugar si la directiva no les pagaba sus salarios.

Esa situación de no remunerar a sus elementos prevaleció a lo largo del año, pues ni con la llegada del técnico guaraní las cosas mejoraron, sino que los problemas se agudizaron aún más, y pese a ello Cardozo se animó a tomar las riendas del equipo.

El exdelantero llegó a la selva chiapaneca para el Apertura 2016, en el cual en ocho jornadas sólo consiguió un triunfo, un empate y seis derrotas para dejar al equipo, en ese entonces, en el fondo de la tabla general y con serios problemas de descenso.

Como resultado de ese andar inestable, Cardozo fue cesado del banquillo luego de la caída 2-0 ante el Guadalajara, en duelo correspondiente a la fecha ocho.

Para salvar el resto de la temporada la directiva se hizo de los servicios de Sergio Bueno, quien tomó al equipo a partir de la jornada nueve, aunque tampoco pudo hacer mucho para sacarlo de los últimos lugares de ambas clasificaciones.

Fue tal la problemática en lo que se refiere a la tabla general que Jaguares terminó en la última posición con apenas nueve unidades producto de sólo dos triunfos, tres empates y 12 derrotas.

Por lo que toca a la porcentual, ocupa el lugar 16 con un cociente de 1.1529, por arriba solamente de Tiburones Rojos de Veracruz (1.1294) y de Monarcas Morelia (1.1059), por lo que de seguir con esa tendencia podría descender.

Sin embargo eso no para ahí, pues la Liga MX, en voz de su presidente, Enrique Bonilla, advirtió en la pasada junta de dueños, realizada el 5 del presente mes, que si la directiva no cumplía con el pago a sus jugadores se iría en automático al descenso.

Y de continuar con esa postura en la “liga de plata”, el siguiente paso sería aplicar el reglamento que establece que en caso de no pagar se daría la desaparición o desafiliación del club.

Por todo lo anterior, sólo es cuestión de esperar para conocer la nueva postura de Jaguares de Chiapas, que tiene hasta el inicio del Torneo Clausura 2017 para saldar sus deudas.