jesús quezada | @chussque
19 de enero de 2017 / 06:55 p.m.

Los Jaguares de Chiapas están por cerrar su cuarta semana de entrenamientos en las instalaciones de la Federación Mexicana de Fútbol en Toluca, justo en sitio donde este miércoles el presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla, informó la petición que se le hizo al dueño de los sureños, Carlos López Chargoy, quien deberá vender el equipo al término de este torneo.

La noticia causó revuelo en el futbol mexicano, menos en las filas de los Jaguares, quienes ven dicha venta como subjetiva y en caso de darse falta mucho para eso, antes, cuerpo técnico y futbolistas deberán de poner todo su empeño por evitar que esta franquicia pierda la categoría.

Consideramos que es una noticia que puede ser muy subjetiva, que no necesariamente llegará a realizarse, han marcado esa pauta pero la realidad es que no tenemos esa certeza total de que llegue a ocurrir, al final del día, nosotros debemos estar tranquilos. Hemos conformado una barrera contra todo lo que venga de afuera, que pueda permearse o mermar el ánimo, la tranquilidad del plantel. Tenemos una tranquilidad y serenidad de que debemos estar en nuestras funciones y revertir en la cancha la problemática en la que estamos sumidos, confiado en que lo lograremos porque tenemos un grupo comprometido”, explicó el estratega de los Jaguares, Sergio Bueno.

Y añadió: “nuestra obligación en este torneo de Clausura salvaguardar la categoría, si el día de mañana los Chargoy terminan vendiendo al equipo veremos qué sucederá más adelante, no podemos adelantar los tiempos. Especular no tiene sentido, nos enfocamos en la parte deportiva que es la que nos corresponde”.

Evidentemente, Bueno y sus jugadores conocen del tema pero más allá de entrar en dudas, lo toman como un revulsivo, como una inspiración más de trascender y llevar a esta escuadra al protagonismo de la competencia.

Todos estamos al pendiente, es tanta la fuerza de los medios y la comunicación es constante que el jugador se entera de todo, pero lo platicas para generar tranquilidad y paciencia de nada sirve saber qué pasará en julio”, mencionó el estratega.

EN IGUALADAD

Una de las desventajas que siempre ha tenido Chiapas cuando llega a jugar a Toluca es la altura de la capital mexiquense, más de 3 mil 600 metros sobre el nivel del mar que suelen pesar en lo físico, pero que no será factor en el juego pues la escuadra chiapaneca suma casi el mes de labores en suelo choricero.

Ante ello, el estratega Sergio Bueno espera un partido abierto, con el mismo futbol que mostró la semana pasada en Pachuca aunque espera que el resultado sea a favor.

Esperamos un partido con gran dificultad, Toluca es un equipo que ha arrancado bien, entusiasmado por conseguir resultados importantes en el arranque del campeonato, pero aún con la derrota en Pachuca pensamos que mostramos un rostro distinto, que sin duda que lo bueno que mostramos lo tenemos que volver a evidenciar, y a los aspectos en que nos quedamos cortos debemos aplicarnos más, en la defensivo, generar más llagadas de gol”.

El timonel tiene claros los aspectos que deben mejorar para este domingo y así tratar de arruinar un poco las celebraciones del centenario del Toluca. “El equipo cuando tiene la pelota se sabe mover en la cancha, quizá donde debemos mejorar es ser más desequilibrantes en algunas zonas, se más precisos, resolver las jugadas de peligro con mayor calidad, en eso nos quedamos cortos, pretenderemos ser un equipo que tenga vértigo en su juego que se repliegue rápido y tener desdoble importante, un equipo con agresividad y orden”.