RUBÉN GUERRERO ATILANO
15 de marzo de 2015 / 12:07 a.m.

La cancha del Víctor Manuel Reyna es exclusiva de Jaguares. La grama de este estadio es la fortaleza principal del cuadro que dirige Sergio Bueno; en ese campo, los chiapanecos no conocen el significado de lo que es la derrota y suman 18 encuentros de Liga en i la sin descalabro como resultado. Esta noche, los de Tuxtla le harán los honores a unos Pumas que tratarán de recomponer el camino y que no piensan volver al fondo de la clasificación general, aunque eso implique imponer su ley y rugir más fuerte en la selva hostil.

Las condiciones climáticas son una de las principales armas del equipo jaguar. Pese a que su horario como local es nocturno, la temperatura ronda los 30 grados, el calor es incesante y la humedad se apropia de los protagonistas en el terreno de juego. La diferencia a favor de los chiapanecos es que ellos están acostumbrados a dichas variantes: "hasta el clima les juega a su favor; allá hace mucho calor y la humedad te pesa bastante, pero trataremos de ser inteligentes, estar atentos en ofensiva", advirtió a media semana Ismael Sosa.

Con un registro de nueve victorias y nueve empates, los Jaguares han hecho de su casa un territorio infranqueable. Los de Chiapas cerraron el Clausura 2014 con números a su favor, deambularon invictos como locales en el Apertura 2014 (incluso en la Liguilla), y mantienen la misma tónica este semestre; pese a los registros estadísticos, en Pumas son optimistas con el panorama.

"Un triunfo puede ser detonante para seguir ganando. Contra Jaguares tenemos una bonita oportunidad para sacar otro resultado favorable y salir así de esta mala racha", comentó Alfredo Saldívar.

"Los números están para romperse, estamos pensando en ganar, en conseguir puntos allá; trataremos de cumplir las expectativas en Chiapas y realizar un buen juego", arremetió Luis Fuentes hace unos días.

PIENSAN EN REVANCHA

En las últimas semanas, Pumas y Chiapas protagonizaron dos encuentros en la Copa. Los segundos ganaron los dos y eliminaron a los universitarios, por lo que el duelo de este fin de semana tendrá tintes de revancha. "El duelo ante Chiapas es una espinita clavada para el plantel y en Pumas vamos con una mentalidad de revancha, de querer ganar", dijo Javier Cortés.