FRANCISCO VELA
7 de abril de 2015 / 05:21 p.m.

Golearon al León, otra vez. Diez goles en dos partidos oficiales. Luego de la derrota en Monterrey, ahora fue en casa que le repitieron la dosis a los Panzas Verdes.

Comenzó ganando un partido que terminó por ser goleado.

Difícil ver que en el actual torneo el León se pusiera adelante en el marcador y mucho en los primeros minutos. Producto de la presión que hacía el León para recuperar la pelota en terreno del Querétaro, El Gullit Peña fue derribado cuando se enfilaba solo rumbo a la portería defendida por Volpi.

Elías Hernández llegó para cobrar la falta. Su disparo salió potente y directo a la barrera, justo a donde el dique defensivo se partió. La pelota se filtró y sorprendió al cancerbero que nada pudo hacer.

Tras la anotación el juego cayó en un bache, imprecisiones en la salida de ambos equipos hicieron un juego entrecortado. Sin embargo los visitantes sacaron más partido de esa situación.

Controlaron al León quien batalló para cruzar el medio campo con pelota dominada y tapó la salida por la banda de la derecha por donde circulaba Elías Hernández.

Querétaro dio un par de avisos, conforme pasaba el partido los dirigidos por Vucetich lograron culminar varias jugadas de frente al marco de Yarbrough.

Fue al minuto 27 que el León no aguantó más y perdió la ventaja. Emanuel Villa se juntó con Orbelín Pineda que rompió en medio campo a velocidad y dejó la pelota dentro del área para Villa que con una recepción dirigida se quitó la marca de González. En dos tiempos quedó colocado y preparado para fusilar. A unos centímetros cerca del área chica Villa no suele fallar.

Poca sensación de peligró logró sobre el marco de Volpi. Sin embargo generó una que pudo haber sido la jugada que le devolviera la ventaja. Elías Hernández filtró a la espalda de los zagueros una pelota para que llegara Miguel Sabah. El atacante verdiblanco se perfilaba para conectar con la pelota justo a la salida cerca del manchón penal de Volpi, sin embargo una barrida providencial de Miguel Martínez logró sacar el esférico por la línea de meta.

Durante el primer tiempo no tuvo un claro dominador, Querétaro se equivocó menos y aprovechaba los errores del León.

Sobre el final del primer tiempo, ya en tiempo agregado. El Gallo Vázquez cometió una falta sobre Ronaldinho adelante del medio campo, en territorio local. El brasileño cobró la falta y mandó un centro preciso al movimiento de Yasser Corona que remató de cabeza sin mayor problema para vencer a Yarbrough, al tiempo que los defensores verdiblancos se lanzaban voces para encontrar explicaciones a la garrafal marcación.

El segundo tiempo recibió al León con un penal cuando a penas se juagaban siete minutos del complemento. Miguel Sabah fue derribado por Miguel Martínez dentro del área de Querétaro. El central del cotejo casi sin darlo a notar señaló el punto penal.

Miguel Sabah ejecutó la pena máxima y la convirtió en el tanto del empate.

Tres minutos después se volvió a romper la paridad. Por la lateral izquierdad William hizo la jugad individual para desbordar a Jonny Mallón, el brasileño de los Gallos Blancos llegó a línea de fondo y sacó un centro raso para que apareciera al segundo poste Orbelín y pusiera a los Gallos nuevamente adelante en el marcador.

Con la ventaja recuperada Vucetich ordenó acomodarse bien en su propio terreno y desde ahí contragolpear.

Marcos Caicedo ingresó en lugar de José María Cárdenas buscando un revulsivo que nunca llegó. El ecuatoriano tocó la pelota tres veces en poco más de cinco minutos antes de que Pizzi corrigiera su decisión y quemara el segundo cambio sacándolo del terreno de juego. En su lugar entró Martín Bravo.

El juego perdió, si alguna vez lo tuvo, la forma. En los minutos finales todo fuer atacar de forma lírica y por instinto que con forma y método.

En diez minutos cayeron cuatro goles. Gonzalo Ríos que entró de cambio por Jonny Magallón aprovechó al minuto 83 el desborde de Edwin Hernández y de cabeza empató, una vez más el juego. Sin embargo en 6 minutos Gallos dio dos golpes que fueron fulminantes. Ángel Sepúlveda y Emanuel Villa volvieron a marcar y acabar con todo indicio de insurgencia verdiblanca.

Ya en tiempo agregado, Gonzalo Ríos marcó el cuarto tanto que sirvió para un triste punto a la segunda goleada del conjunto panza verde.

La afición no despidió con abucheos al equipo, el grito generalizado fue pidiendo la salida del entrenador.