francisco vela
10 de julio de 2015 / 12:56 p.m.

Javier Mascherano transmite su liderazgo a niños en esta ciudad. Por espacio de hora y media, y ante poco más de 150 personas, el multifuncional jugador del Barcelona y de la selección Argentina de futbol compartió parte de sus experiencias como jugador, desde su paso por la escuela Renato Cesarini hasta su llegada al Barcelona.

“La educación y los estudios te ayuda a pensar y en la vida eso te ayuda a decidir, creo que eso es importantísimo”, comentó Mascherano luego de ser presentado por Juan Antonio García, ex presidente los Dorados de Sinaloa, y propietario del Instituto Oviedo, que lo trajo a León para dar unas charlas.

Entre anécdotas personales y varios consejos, se fue el monólogo de Mascherano quien pasó el micrófono a los niños y sus padres de familias presentes en el evento que organizó la institución educativa de la ciudad.

¿Cómo te sientes de estar en León?

“Me siento contento de estar acá, no he visto mucho pero me ha gustado la ciudad

¿Cómo te sientes de jugar en la selección y el Barcelona con Messi?

A Lio Messi más que por lo que es y todo lo que ha logrado le tengo cariño por como él es. Tan terrenal, tan cercano.

¿Qué se siente ganar el triplete en una temporada?

Se siente bien haberlo hecho bien, pero también es ser consciente de que no siempre se puede ganar. Yo llegué cuando el equipo ya había ganado uno, me hacía falta ganar algo así para sentir que ayude a sumar más títulos al Barcelona

¿Qué siento cuando pierdo?

Te puedes encontrar con un rival mejor pero si haces lo que tienes que hacer y pierdes estás triste pero tranquilo.

¿Jugarías algún día en el León (futbol mexicano)?

“No podemos ser presos de nuestras palabras, lo hablaba soy un seguidor del fútbol mexicano

“Valoro mucho la pasión que sienten por el fútbol pero no rosa la locura, el aficionado mexicano sabe el límite.

“De venir al León (o al futbol mexicano) no descarto nada pero por el momento estoy muy a gusto jugando en el Barcelona”

¿Cómo se siente perder las dos copas?

“Es una desilusión grande. Pero estoy tranquilo porque me entregue”