CORTESÍA LA AFICIÓN
16 de julio de 2015 / 09:20 p.m.

La llegada de Giovani dos Santos a la MLS refuerza el crecimiento del futbol estadunidense, reflejado, sobre todo, en su capacidad económica.

La Major League Soccer posee clubes dispuestos a realizar inversiones de alto capital, una situación que ha llevado a algunas estrellas a pensarse seriamente a proseguir su carrera en el circuito estadunidense, bajo el sistema de jugador franquicia, aunado a que aún pueden derrochar talento en un torneo que está necesitado de elementos que sirvan como transmisores de conocimiento.

Más allá del nivel futbolístico que posee Gio, el cual —a sus 26 años— no ha explotado como se esperaba y que incluso la pasada temporada no fue capaz de mantener un pulso competitivo con el Villarreal por algunas lesiones, Dos Santos conserva cierto cartel, el suficiente para que el Galaxy haya decidido convertirlo en el jugador mejor pagado de la Liga, algo que no lograrán ni David Villa, Andrea Pirlo, Frank Lampard y su compañero Steven Gerrard, jugadores que llegaron al mercado americano este año y que en su hoja de vida figuran mejores logros que los obtenidos por el propio Dos Santos.

Los 28.5 millones de dólares que percibirá Gio por cuatro temporadas y media, reafirman que el negocio futbolístico en Estados Unidos empieza a tener la penetración que se esperaba hace unos años. La mercadotecnia de la MLS ha superado a la Liga MX, la infraestructura del país del norte contrasta con lo que se vive en varios campos mexicanos, en los que solo algunos clubes están a la altura de lo que demanda el futbol moderno. Se dio la construcción de nuevos estadios, pequeños, pero funcionales y que habitualmente están llenos.

En el plano deportivo es verdad que aún está por debajo del futbol mexicano, pero en 19 años de existencia su avance ha sido sustancial.

Ninguno de sus equipos ha ganado la Concachampions, pero sí han ofrecido pasajes en los que han complicado a los equipos mexicanos, algunos han sido eliminados por los equipos de dicha Liga y en Centroamérica también han corroborado el avance norteamericano.

IMPORTACIÓN DE ESTRELLAS

Con el mercado de fichajes aún abierto, los equipos de la MLS siguen a la caza de jugadores de renombre mundial. Aunque se diga que estas estrellas llegan más cerca del retiro, con el tiempo que derrochen talento ayudarán al crecimiento de los jóvenes estadunidenses que están en formación, y que palpan de figuras mundiales la concepción del juego y su modo de vivirlo.

La temporada de la MLS que está en curso incorporó y sigue fichando jugadores que generan impacto a escala mundial, y se convierten en la cara de su Liga en otras partes, además de que el aficionado acude al estadio para verle de cerca. Frank Lampard, ex figura del Chelsea, aterrizará junto a Andrea Pirlo, quien apenas jugó la Final de la Champions con la Juventus. Ahí se encontrarán con David Villa, goleador de la selección de España, con la que conquistó una Eurocopa y un Mundial. También ahí estará Andoni Iraola, el mediocampista vasco que jugó la temporada pasada en el Athletic de Bilbao.

Al mismo equipo donde llega Giovani, Galaxy de Los Ángeles, acaba de llegar Steven Gerrard, ex capitán y referente del Liverpool de Inglaterra. Además de estos jugadores de fama mundial, hay otros como Sebastian Giovinco, figura actual del Toronto FC y uno de los mejores anotadores de la MLS. También Kaká, Robbie Keane que son figuras activas de la Liga estadunidense. Uno de los factores a considerar, al margen del dinero, es el nivel de vida que le ofrecen los clubes a los jugadores, por lo regular acostumbrados a una calidad alta, y la MLS tiene una oferta en ciudades con los altos estándares y con todo tipo de servicios: Los Ángeles, Nueva York, Chicago, Orlando, Dallas, California, Montreal, Toronto, entre otras.

MENOR CALIDAD

En tanto, la Liga MX sigue importando jugadores que no tienen índices de calidad demasiado altos y cuando llega alguna figura de talla mundial, ya viene con menos cosas que aportar.

El caso más representativo es Ronaldinho, una figura de su calibre aterrizó en Querétaro y allá donde fue llenó estadios, pero en el plano deportivo se recuerdan pocas cosas en las que haya sido un factor de peso en la institución queretana. El plan mercadológico resultó, pero no así el deportivo, el brasileño acabó peleado con dos entrenadores y se marchó del país porque el cuerpo técnico actual consideró mejor no considerarlo.

Otro ejemplo es Roque Santa Cruz, el delantero paraguayo llegó a principios de año, pero no pudo marcar diferencia con Cruz Azul, las lesiones le acompañaron en su primer torneo y volvió lesionado de la Copa América, lo que provocará que no esté para el arranque del próximo torneo.

Para el Apertura 2015, los equipos mexicanos buscaron reforzarse en el pasado draft de Cancún, pero ahí no se celebraron grandes importaciones, los presupuestos de los clubes mexicanos no están a la altura de los estadunidenses.

Algunos clubes poseen ese capital, pero optan por fichajes de sudamericanos sin tanto cartel, y esperan explotar sus condiciones por más tiempo y no por un paso efímero.

Tigres podría ser la excepción, los felinos contrataron al francés André-Pierre Gignac, el nigeriano Ikechukwu Uche y repatrió a Javier Aquino, pero estos refuerzos no son del cartel de los que llegan a la MLS.

La Liga MX se alista para un nuevo torneo, con un mercado que carece de estrellas de renombre, sigue un paso adelante en calidad, pero la MLS acorta distancias, su producto es atractivo, la parte cualitativa es cosa de tiempo para que esté a la par del futbol mexicano.